Esperamos un crecimiento de entre 3 y 3,5% este año: Andi

El comienzo de un nuevo año es una buena ocasión para examinar la marcha del sector real de la economía, que en los últimos tiempos ha enfrentado momentos difíciles. Para hablar sobre este y otros temas, PORTAFOLIO entrevistó al presidente de la Asociación Nacional de Industriales, Luis Carlos Villegas.

POR:
enero 05 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-05

¿Qué lecciones dejó el 2009? Que nunca se está suficientemente preparado para una crisis mundial y que a pesar de haber salido mejor librados que otros, es imprescindible mantener una política de fortalecimiento macroeconómico de largo plazo. ¿Nos confiamos demasiado en el supuesto blindaje? Sí, en el sentido de que el ahorro público podría haber jugado un papel más importante en materia anticíclica. Nadie podía estar blindado contra lo que pasó. ¿Por qué en el segundo semestre no llegó la recuperación que usted esperaba? Recuperación hubo, pero fue menor por el embargo ilegal que aplica Venezuela al comercio con Colombia, y que nos afecta a nosotros y a los venezolanos. Afortunadamente, las exportaciones de noviembre ya empezaron a mostrar que el programa de diversificación de mercados está dando sus frutos. Así lo prueban las ventas crecientes a China, Brasil, Canadá, México, Chile, Perú e incluso a Estados Unidos y la Unión Europea. ¿Cuál fue el principal éxito de la política económica el año pasado? De un lado haber podido acceder al crédito internacional sin mayores complicaciones, lo cual prueba que hay confianza en Colombia. De otro, que en las cuentas nacionales empiece a aparecer la inversión en infraestructura en momentos en que la demanda agregada lo estaba necesitando. Esto tiene un contexto de inflación que fue históricamente la más baja desde que se llevan registros. Me parece que hay que apuntársela positivamente al Banco de la República, así no haya sido el único causante del resultado. ¿Qué espera ahora que comienza un nuevo año? El 2010 sin duda será mejor que el 2009. La economía va a volver a crecer, la industria regresará al terreno positivo, al igual que el comercio, la agricultura y la construcción de edificaciones. El comercio exterior, por su parte, tendrá otra vez comportamientos al alza, lo mismo que la inversión extranjera. Todo eso para recuperar la senda de crecimiento que yo espero esté entre 3 y 3,5 por ciento. ¿Qué cambios estructurales ve en la economía colombiana? El principal es el haber podido pasar de un tamaño del PIB de 90.000 millones de dólares a 250.000 millones de dólares, sin que el sector primario haya ganado participación de manera sustancial. ¿Comparte usted la visión de que el país va hacia una economía minera? Los datos no lo revelan así. La participación de ese sector en el PIB era de 6,5 por ciento en el 2000 y a junio pasado dicha proporción llegó a 6,55 por ciento. Es decir, no ha habido modificación sustancial. Hacia el futuro el secreto de la diversidad de la economía colombiana, en medio del crecimiento, será la obligatoriedad del ahorro del sector público. Lo que se ha denominado la regla fiscal, que en buena hora ha propuesto el ministro de Hacienda, con apoyo del sector privado. ¿Qué nos puede pasar si no se hacen esos ahorros? Gráficamente, el país tiene que escoger entre ser rico, próspero y moderno, como Noruega o rico, caótico y anacrónico, como Nigeria. ¿Qué le gustaría ver en las decisiones del Banco de la República este año? Conciencia de que si vienen cambios bruscos en los precios de la energía o los alimentos, la culpa no es del Banco. Por lo tanto, no necesariamente hay que apretar en la misma proporción la política monetaria doméstica. Si hubiera estabilidad en materia de precios en el mundo este año, me parece que los niveles de tasas de interés que ya existen son bastante adecuados. Pero hay quienes se quejan de que las tasas de interés no han bajado suficiente… En varias décadas no habíamos visto tasas reales del uno por ciento. Para mi gusto, habría espacio para una nueva reducción, pero soy consciente de que esa es una decisión muy difícil para el Banco, por lo riesgosa en el mediano plazo. Por eso hay que ayudar en otros campos, como los precios de los bienes regulados o el alza en salarios. ¿Qué temas le generan inquietud en el 2010? En alerta están temas como la venta improvisada de una parte adicional de Ecopetrol, la postergación de la venta de Isagen y, sobre todo, los niveles de preparación y reacción en materia eléctrica de aquí a abril. Somos más vulnerables de lo que nos están diciendo. ¿Y en el campo macroeconómico? Hay que hacer un análisis permanente de la tasa real de cambio y de la fortaleza del sector financiero. ¿Cómo ve la confianza de los empresarios? Aunque mejora para este 2010, la incertidumbre política de todas maneras la afecta. Hay muchos procesos electorales en curso y decisiones trascendentales que aún no se toman. Digámoslo así: por el lado económico mejora la confianza y por el político, disminuye. ¿Qué le gustaría ver en lo político? Que las decisiones se tomen lo más temprano posible este año. Me refiero por supuesto a la constitucionalidad de la ley del referendo y a que la eventual candidatura del presidente Uribe a un tercer periodo se defina rápido. Igualmente, me gustaría ver que la Corte elija Fiscal en las próximas semanas. Además, que escojamos un Congreso mejor que el que termina y no peor. Como van las cosas, en esa materia, no soy muy optimista. ¿Y qué le preocupa?Me preocupa enormemente el dato más reciente sobre la inversión privada en Colombia. Esta decreció casi 4 por ciento en el primer trimestre del 2009, más de 7 por ciento en el segundo y casi 11 por ciento en el tercero. Ese es un indicador que la economía debe recuperar urgentemente para garantizar mejores niveles futuros de crecimiento de la economía. Dicho esto, espero que recordemos esa dinámica con miras a lo que tendrá que discutir el nuevo Congreso de la República en materia de incentivos a la inversión. No creo que este sea un año para desmontarlos, si queremos crecer. ''Nunca se está suficientemente preparado para una crisis y a pesar de haber salido bien librados hay que mantener una política de largo plazo.LUIS CARLOS VILLEGAS, PRESIDENTE DEL CONSEJO GREMIAL Y DE LA ANDI '' Las exportaciones de noviembre ya empezaron a mostrar que el progra- ma de diversificación de mercados está dando sus frutos. Así lo prueban las ventas a China, Brasil, Canadá, México, Chile, Perú, E.U. y la UE. '' Hay muchos procesos electorales en curso y decisiones trascendentales que aún no se toman. Digámoslo así: por el lado económico mejora la confianza y por el político, disminuye”. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido