Esperamos que en segundo semestre condiciones de la construcción mejoren en Cali: Presidente de Camacol

El máximo ejecutivo del Valle del Cauca, Alberto Moreno, habló con EL TIEMPO de cómo enfrentan la previsible desaceleración, y qué estrategias tienen para la Vivienda de Interés Social (VIS).

POR:
septiembre 12 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-12

Después de Bogotá y Medellín, Cali ha logrado posicionarse como una ciudad importante para la inversión en finca raíz.

La recuperación ha sido gradual, incluso, algo tardía, luego de los años difíciles que vivió a mediados de los noventa. Sin embargo, del 2005 a la fecha ha sumado y ahora -aunque de manera moderada, como el resto del país- los aportes en vivienda de estratos medio y alto son consecuentes con el buen desempeño que tuvo al 2007 como su mejor año.

Se volvió recurrente hablar de desaceleración, ¿qué opina?

La economía nacional está pasando en estos momentos por una moderación en su ritmo de expansión y, efectivamente, la desaceleración ha sido notoria, especialmente por las excepcionales tasas de crecimiento que se registraron en el 2007.

Y no podíamos ser ajenos a esta situación, más aún si tenemos en cuenta que este sector es uno de los que más refleja la situación de la economía y uno de los más sensibles a los cambios en las variables macroeconómicas.

Sin embargo, el hecho de que haya una desaceleración no implica que debamos hablar de crisis.

Es normal que se presenten este tipo de moderaciones, sobre todo en un país como Colombia donde las tasas de crecimiento demasiado altas por tanto tiempo no son sanas ni sostenibles.


¿Cómo viven este momento los constructores caleños?

No se pueden separar de esta realidad, más aún cuando el sector ha sido uno de los rubros del PIB que se ha contraído; sin embargo, sigue adelante con todos los proyectos planteados y aportando progreso a la ciudad, promoviendo el desarrollo de vivienda e insistiendo en la necesidad de que se habilite suelo urbano para la construcción de vivienda de interés social.

De igual manera, los constructores han aprendido de crisis anteriores y ahora son más prudentes al tomar decisiones y al planear sus proyectos.

Esto se nota en el hecho de que 67 por ciento de la oferta inmediata se encuentra sobre planos y que, además, la oferta futura, es decir, lo que se planea sacar a la venta tiene 56 por ciento de participación en la totalidad. En semestres anteriores la participación de la oferta inmediata había sido mayor.

Ahora los constructores están direccionando sus proyectos de acuerdo a las condiciones y el comportamiento del mercado.

¿Qué proyecciones tienen, en el mediano plazo?

Esperamos que en este segundo semestre las condiciones mejoren, luego de enfrentar un proceso de estabilización de la economía durante el primer periodo del año.

Ojalá la desaceleración se detenga y la dinámica mejore, de nuevo. Claro, seguramente no será de la misma forma que en los periodos anteriores ero sí en condiciones más favorables que las de ahora.

Además, debemos tener en cuenta que el sector constructor se compone de dos subsectores: el edificador y el de obras públicas, por consiguiente, nos parece fundamental la aprobación, por parte del Concejo Municipal, de las 21 obras de infraestructura a financiar mediante el sistema de Contribución de Valorización, pues esto permitirá no solo el desarrollo urbano de la ciudad, sino también el crecimiento del subsector de obras públicas.

Siga bajando para encontrar más contenido