¿Un espía contratado por E.U.?

El puesto de primer secretario de la embajada sueca en Budapest era para encubrir el trabajo de Wallenberg como agente estadounidense, encargado de tratar de salvar judíos.

POR:
mayo 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-02

En 1994, Susan Mesinai, quien investigó el caso durante cinco años, visitó a Lucette Colvin Kelsey, una prima de Wallenberg, en Estados Unidos, que le dijo: "Raoul trabajaba para los niveles más altos del gobierno estadounidense".

Wallenberg estuvo en el centro de un mundo de intrigas que involucraba a la resistencia húngara, las actividades clandestinas de los judíos, los comunistas que colaboraban con los soviéticos y los servicios de inteligencia soviético, británico, estadounidense y sueco. Mantuvo contactos regulares con Adolf Eichmann y otros nazis involucrados en la deportación de judíos.

Actuase o no como espía de Estados Unidos, los rusos tenían muchas razones para sospechar de él."Wallenberg estaba vinculado con los principales actores de Hungría", expresó Susanne Berger, investigadora alemana.

El agente de la OSS que reclutó a Wallenberg en Estocolmo, Iver C. Olsen, negó en 1955 que haya sido espía. Mesinai y Berger, en cambio, creen que sí entregó información al Pond, un organismo cuya existencia era conocida únicamente por el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt y unos pocos colaboradores.

En diciembre de 1993, Marvin Makinen, de la Universidad de Chicago, entrevistó a Varvara Larina, una jubilada que había trabajado en la Prisión Vladimir de Moscú en 1946. La mujer recuerda a un extranjero que era mantenido aislado en una celda del tercer piso.

Hablaba ruso con acento y se quejaba siempre de que la sopa estaba fría y no era castigado por ello. "El que no lo hiciesen indica que era alguien especial". Cuando se le mostró una serie de fotos de distintas personas, seleccionó una de Wallenberg.

Siga bajando para encontrar más contenido