La estabilidad jurídica y económica son claves para atraer inversión extranjera

La estabilidad jurídica y económica son claves para atraer inversión extranjera

POR:
diciembre 13 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-13

A la hora de invertir en los países en vías de desarrollo, las principales preocupaciones de las empresas extranjeras ya no radican en la guerra o el terrorismo, sino en decisiones gubernamentales que puedan afectar la inversión. Esta es una de las conclusiones del informe Inversiones y Riesgo Político en el Mundo, realizado por la Agencia de Garantía de Inversión Multilateral (Miga, por sus siglas en inglés), perteneciente al Banco Mundial. El estudio incluye la opinión de 197 ejecutivos de multinacionales que invierten en 40 países emergentes de distintas regiones, entre ellos Colombia. El año pasado hubo una caída generalizada en la inversión extranjera, que fue de 40 por ciento en promedio en el mundo, como consecuencia de la desaceleración de la economía. No obstante, los hallazgos de la investigación sugieren que los inversionistas mantienen la cautela frente a la expectativa de una recuperación global impulsada por el mundo en desarrollo, y por ello se espera que este año aumenten los flujos de recursos, pero no a los niveles que se traían en el 2008, es decir que la recuperación se producirá en el mediano plazo. Según el informe, para los próximos 12 meses, las principales preocupaciones a la hora de invertir en países en desarrollo son la estabilidad macroeconómica, la debilidad en las instituciones del Gobierno y la falta de financiación en los países en los que invierten. Otros temas que aparecen como limitaciones son el tamaño de los mercados, la pobreza en infraestructura y la falta de profesionales cualificados. Para el mediano plazo (tres años), cambian las prioridades, en la medida en que se espera que haya mayor claridad en materia económica, las inquietudes se van al riesgo político, es decir, aquellas decisiones gubernamentales que puedan incidir de manera negativa en los negocios. Aquí, los elementos a los cuales más temen los inversionistas son el incumplimiento de contratos, los cambios regulatorios, las restricciones a la transferencia de divisas y a la convertibilidad de monedas y las expropiaciones. En cambio, una mínima parte de los empresarios manifiesta inquietudes frente a los riesgos de guerra o el terrorismo. Esto, si se tiene en cuenta que cerca de la mitad de los inversionistas considera que el riesgo en los países donde operan no es muy alto, y aunque los elementos políticos son temas de consideración, la realidad es que las decisiones corporativas se toman más basadas en las intervenciones del Gobierno que afecten la viabilidad de sus inversiones. Los otros temas que figuran en las preocupaciones del mediano plazo son la debilidad en las instituciones del gobierno y la estabilidad macroeconómica. Le siguen la falta de personal calificado, la infraestructura, el tamaño de los mercados y la falta de oportunidades de inversión. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido