Estancamiento en el sector rural | Finanzas | Economía | Portafolio

Estancamiento en el sector rural

La terminación de las negociaciones del TLC ha tenido escaso impacto sobre las expectativas del sector rural. Desde luego, sus efectos sobre el mercado están todavía muy lejos, cuando menos a un año y medio o dos años en el futuro; sin embargo, este tiempo es corto para preparar un ajuste tecnológico o una sustitución de productos.

POR:
mayo 10 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-10

La dinámica del subsector agrícola parece dominada por un aumento inesperado en los precios externos del azúcar, que se duplicaron en un año en el mercado Csce, evento que se suma a la producción de alcohol carburante para explicar el optimismo registrado entre los cultivadores de caña. Los demás productos agrícolas ofrecen escasas novedades en materia de precios, con una situación favorable para la papa, poco optimismo entre los caficultores y dudas entre los bananeros y los floricultores por la evolución del tipo de cambio. Persiste la queja general por el precio de los fertilizantes, que se explica plenamente por el aumento de sus precios externos debido al mayor costo del gas natural y del petróleo. Algo nuevo es el aumento en costos de semillas que reportan casi todos los cultivos semestrales y que, curiosamente, guarda poca relación con el cambio en sus precios. Aparentemente, la razón es un uso mayor de semillas certificadas, tal vez buscando un rendimiento superior al acostumbrado con las semillas de ‘costal’. La situación en los pecuarios presenta varias novedades. Se agudiza el descontento por la situación económica en las explotaciones de leche, con una mayor proporción de productores que registra precios insuficientes, aunque la respuesta planeada parece ser un intento de aumentar la oferta para compensar bajo precio con mayor volumen. Al mismo tiempo, las ganaderías de carne muestran mayor interés en aumentar sus inventarios. Donde se ve un cambio sustancial es en porcinos y en avicultura, las dos actividades pecuarias que dependen de la alimentación con concentrados. No se trata, sin embargo, de un aumento en los costos de producción, sino de problemas de precio causados por el rápido crecimiento de la oferta durante los trimestres anteriores. El cambio en la percepción de su situación económica fue brusco en porcinos, pero alcanzó una intensidad aún mayor en aves, con más de 60 por ciento de productores que reportan peor situación que la observada hace un año y más de 40 por ciento que planea disminuir en alguna proporción su producción física. De esta manera, la dinámica del sector, que ha estado frenando su ritmo de crecimiento desde hace un par de trimestres, acentúa ahora la tendencia hacia un estancamiento en la producción agregada y en el empleo.Director Ejecutivo de CEGA"Persiste la queja general por el precio de los fertilizantes, que se explica plenamente por el aumento de las cotizaciones externas”.

Siga bajando para encontrar más contenido