Estilo de un líder impacta el modo de hacer las cosas en una empresa, coinciden analistas

Se han establecido seis tipos de directivos que funcionan de diferentes maneras y de acuerdo a las circunstancias y contextos; ninguno es apropiado para todas.

POR:
mayo 08 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-08

* Directivo: moviliza a la gente hacia una visión. Funciona muy bien cuando se requiere un cambio en la visión, es necesaria una orientación clara, en situación de crisis y cuando hay que controlar a gente con bajo desempeño. Es preferido por las personas con alto afán de logro bajo situaciones de estrés.

* Afiliativo. Los líderes con este estilo ponen énfasis en el empleado y sus necesidades emocionales producto del trabajo. Tienden a evitar el conflicto, por lo que es bueno para reparar fisuras en un equipo. El enfoque es eficaz cuando un ejecutivo enfrenta empleados que pasan por una crisis personal o por situaciones de alto nivel de estrés como en el caso de despidos masivos.

* Participativo. Este estilo de liderazgo es cooperativo y democrático. Los ejecutivos que utilizan este estilo involucran a otros en el proceso de toma de decisiones. Es muy bueno para desarrollar la confianza y el consenso, en especial cuando el equipo está compuesto de personas altamente competentes y cuando el líder tiene un conocimiento limitado o carece del poder o la autoridad formal, como en organizaciones en que el esquema es muy compartimentado. Lo prefieren los líderes con alta motivación afiliativa en condiciones de mucho estrés.

* Ejemplarizador. Este estilo involucra liderar por el ejemplo y las acciones personales. Los ejecutivos que lo utilizan por lo general se guían por altos estándares y se aseguran de que se cumplan incluso si ellos mismos tienen que hacer el trabajo, lo que con frecuencia hacen. Puede ser efectivo en el corto plazo, pero a la larga puede desmoralizar a los empleados. Es el estilo frecuente entre aquellos con afán de logro, al menos en condiciones de estrés relativamente bajo.

* Visionario. Este estilo es autoritario, pero en lugar de sólo decirle a la gente lo que tiene que hacer, el líder se gana el apoyo de sus empleados manifestándoles claramente sus desafíos y responsabilidades en el contexto de la dirección y estrategia general de la organización.

Esto crea claridad en las metas, aumenta el compromiso de los empleados y da energía a un equipo. Por lo común lo utilizan aquellos con una alta motivación por el poder personalizado en situaciones de bajo estrés, y aquellos con un alto nivel de motivación por el poder socializado cuando el estrés es alto.

* Mentor o coaching. En este estilo el ejecutivo se involucra en el desarrollo profesional y el consejo constante a largo plazo con sus empleados. Es un enfoque potente, pero poco utilizado que debería formar parte del repertorio habitual de todo líder. Aquellos líderes que tienen un alto nivel de poder socializado como motivación lo prefieren en condiciones de poco estrés. Cada estilo genera unas reacciones en el equipo.

Siga bajando para encontrar más contenido