Ellas tienen un estilo más social y participativo

Desde el momento en que la primera mujer ejecutiva tomó asiento detrás de su escritorio, la pregunta sobre si el género hace la diferencia en el estilo de liderazgo ha sido un cuestionamiento de altas implicaciones empresariales y políticas, y que ha dado lugar a muchos estudios y libros sobre el tema.

POR:
diciembre 03 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-03

Por desgracia, todavía no hay respuestas claras y contundentes. Por cada investigación que proclama una diferencia estadísticamente significativa entre los líderes masculinos y femeninos, otros insisten en que no existen. No es que unos sean mejores que otros, el punto es que hombres y mujeres tienen ciertas habilidades más desarrollas, lo que hace que tengan estilos gerenciales distintos. No se trata de fomentar la lucha de géneros y de ensalzar o demeritar el trabajo de unos y otros. El punto clave de poder establecer estas diferencias es buscar la complementariedad de los equipos ejecutivos de las organizaciones para un mejor desarrollo de las mismas. Precisamente sobre este aspecto la consultora internacional en talento Korn Ferry adelantó un análisis para llegar a la conclusión de que "hay maravillosas similitudes y diferencias significativas entre hombres y mujeres líderes, y se podrían estar escondiendo altas potencialidades en las mujeres", dice el estudio. En resumen, Korn Ferry encontró las sutiles distinciones que hacen a las mujeres, líderes un poco más arriesgadas, y sugiere que ellas pueden ser naturalmente fuente de los mejores comportamientos. El estudio evaluó el estilo de liderazgo, el estilo de pensamiento y emocional, y refleja que "ellas tienen un estilo social participativo más alto. Esto es que está más orientado hacia las personas, procura ser muy receptivo a la gente, que escucha más, entiende cómo se sienten los trabajadores con respecto a su labor y qué piensan. Este estilo también permite, a la hora de la toma de decisiones, dar mayor autonomía y genera consensos", explica Rafael Ortega , Leadership and Talent Consulting para la Región Andina de Korn Ferry. ¿Y esto da algún timo de ventaja a las empresas? Para Ortega, un estilo así permite tomar conciencia sobre un tema del que se ha ocupado la literatura gerencial: la inteligencia emocional como factor clave de liderazgo. "Estas habilidades pertenecen a un estilo de liderazgo moderno, donde las personas esperan ser escuchadas y tratadas de una buena manera, no como antes con un estilo impositivo", agrega. Además, la presencia de las mujeres en consejos directivos y altos niveles gerenciales permite tener otra mirada sobre los mismos temas, que cuando sólo se tiene la visión masculina. En el caso de las juntas directivas también es importante contar con personas de diferentes disciplinas académicas que permitan tener un panorama más amplio de los contextos y una mejor previsión sobre el futuro a mediano y largo plazo.helgon

Siga bajando para encontrar más contenido