Estrategia de competitividad

La Administración del presidente Uribe ha decidido revivir el Consejo Nacional de Competitividad propuesto por la firma Monitor Company durante el Gobierno del presidente Gaviria, creado en la administración del presidente Samper y suprimido durante la administración del presidente Pastrana. La pregunta que surge es si ¿será esta iniciativa suficiente para que la agenda interna para la Productividad y la Competitividad, iniciada durante la primera administración del presidente Uribe pueda despegar dentro de la segunda?

POR:
agosto 29 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-29

Al respecto es oportuno tener en cuenta que el diseño de una adecuada estrategia de competitividad debe cumplir con la siguiente estructura mínima: I) Estar patrocinada al más alto nivel, ojalá por la Presidencia de la República. II) Tener un líder comprometido en el proceso, usualmente un ministerio. III) Contar con un Consejo de Competitividad y IV) Contar con grupos de trabajo por factores de competitividad, clusters, cadenas y regiones. Puede decirse que la agenda interna cumple con los tres últimos requisitos: tiene como líder al Departamento Nacional de Planeación, cuenta con Consejo Directivo y con varios grupos de trabajo que han venido actuando a nivel sectorial, regional y transversal. Sin embargo, el hecho es que el proceso de construcción de la agenda interna está estancado y está bien que en la Asamblea de la Andi se haya agitado el tema. Se preveía que en el primer semestre del presente año estarían listos los diferentes documentos que componen la agenda, y que constituyen la propuesta que el Gobierno le hace al país, para que en el segundo semestre se efectuara una realimentación de la propuesta por parte de los actores interesados, para que finalmente se presentara al Conpes un documento que incluya las recomendaciones de políticas, planes y proyectos; una propuesta de arreglo institucional y de gestión; y un esquema de seguimiento y de gestión. En estas circunstancias la creación del Consejo de Competitividad, si es que se decide que el mismo este presidido por el propio Presidente de la República, vendría a cumplir con el primero de los requisitos para el diseño de una adecuada estructura de competitividad y permitir que la agenda interna puede salir del estancamiento en que se encuentra. De todas maneras ello no basta. La agenda interna no debe ser un documento más del Conpes, sino que, conjuntamente con la Visión 2019, debería ser la espina dorsal del Plan de Desarrollo y formar parte una ley de la República, que establezca compromisos concretos y obligatorios, que estén adecuadamente financiados para poder concretarlos en la práctica. Igualmente, como factores críticos para el éxito de la misma, se necesita que tenga un sentido de urgencia, visión de largo plazo, compromiso, amplia participación y liderazgo, seguimiento, rendición de cuentas, continuidad y perseverancia y resultados. Por todo lo anterior la participación directa del presidente Uribe hay que mirarla como un hecho positivo en la medida de que la agenda pueda concretarse durante al presente año. No hay que olvidar que solamente una agenda interna muy ambiciosa permitirá aprovechar plenamente las oportunidades que generan la suscripción de los tratados de libre comercio e integración. Consultor internacional "La agenda interna no debe ser un documento más del Conpes, sino que, debería ser la espina dorsal del Plan de Desarrollo”.

Siga bajando para encontrar más contenido