Estrategias para convertir a los bachilleres en bilingües

El año pasado solo el 2 por ciento de bachilleres se ubicaron en el nivel B1 en inglés (mínimo exigido en el Marco Común Europeo). El viceministro de Educación, Luis Enrique García, habló con Portafolio.co sobre la estrategia que están implementando para subir el nivel y acelerar el aprendizaje.

Estrategias para convertir a los bachilleres en bilingües

Cortesía Ministerio de Educación

Estrategias para convertir a los bachilleres en bilingües

Finanzas
POR:
julio 17 de 2015 - 04:46 p.m.
2015-07-17

Para nadie es un secreto: Colombia es uno de los países con más retraso en bilingüismo en la región. Así lo entienden los profesores, los estudiantes, los padres de familia y hasta el mismo Gobierno Nacional.

Pero no todo es malo, también es el país que más crecimiento ha tenido en el aprendizaje de una segunda lengua recientemente.

Y es que consiente del gris panorama que tenía Colombia en cuanto al aprendizaje de inglés, el Gobierno puso en práctica varias estrategias con el fin de lograr que en pocos años todos los estudiantes se gradúen de bachillerato, al menos, con el nivel B1, el mínimo exigido por el Marco Común Europeo, desde que fue aprobado el Plan Nacional de Desarrollo para el periodo 2015-2018.

El viceministro de Educación, Luis Enrique García de Brigard, contó qué se está haciendo, cuáles son los mayores retos que tiene el país para mejorar el nivel de bilingüismo y qué estima el Gobierno Nacional con estos métodos.

¿Qué fue lo primero que hizo el Gobierno para salir del rezago en el que se encontraba el país en cuanto a formación de inglés?

Un paso muy importante que se dio hace algunos años fue adoptar unos estándares en materia de inglés, porque no solamente es decir: “bueno, seamos bilingües”, sino también decidir qué es lo que significa ser bilingües.

Ahí Colombia adoptó el Marco Común Europeo para la enseñanza de las lenguas, que básicamente establece unos niveles.

En ese sentido dijeron: todos los estudiantes colombianos deben graduarse del colegio en un nivel que se llama B1.

B1 es un nivel intermedio. Una persona que está en ese nivel se puede comunicar en inglés. Es decir, puede leer, escribir y tener conversaciones básicas.

La idea es que todos los colombianos se gradúen del colegio en ese nivel B1 y que los docentes tengan un nivel B2. Porque para que usted pueda a enseñarle a alguien debe tener un nivel superior.

Básicamente lo que se dijo fue que si todos los docentes del país, que son 15 mil, tienen B2, significa que los estudiantes van a graduarse en nivel B1.

¿Dónde estamos hoy?

Estamos muy por debajo de esa meta, pues en 2014 solamente el 2,6 por ciento de los estudiantes de grado 11 obtuvo ese nivel.

Eso significa que tenemos un largo camino por recorrer y en el mismo sentido tenemos un porcentaje bajo de los docentes en el nivel B2, por debajo del 50 por ciento.

¿Cuál es la estrategia para mejorar esos niveles?

Formar docentes para que lleguen al nivel B2, de manera que los estudiantes lleguen al nivel B1 y complementar eso con buenos materiales, buenos curriculum, buenas herramientas de enseñanza.

Sin embargo debemos acelerar el proceso, porque si lo mantenemos en el ritmo en el que vamos, nos demoraríamos muchísimo.

Para acelerarlo lo que estamos haciendo es implementar otra estrategia: trajimos nativos extranjeros a enseñar inglés, que cumple un doble propósito: por una parte, están enseñándole inglés a los estudiantes, pero al mismo tiempo, trabajan con los profesores.

Estamos empleando una estrategia que se llama co-enseñanza.

Eso quiere decir que no solo ponemos a un nativo a dictar clases, sino que lo ponemos a trabajar con docentes de inglés colombianos. Eso lo que produce es que eleva el nivel de los estudiantes y también el de los ‘profes’.

En Colombia, en este momento tenemos 350 nativos.

Un grupo de 150 llegó a principio de año y el otro arribó hace apenas unos días.

Con este método, de alguna forma, estamos acelerando el proceso, mientras que simultáneamente vamos implementado otras estrategias como por ejemplo: docentes colombianos yéndose a estudiar inglés al exterior.

Entre noviembre y diciembre vamos a tener cerca de 200 docentes viajando a los Estados Unidos y a la India a hacer programas de inmersión de inglés, de tal manera que eleven su nivel.

¿Qué otras estrategias se están implementando?

Hemos modernizado los materiales. Porque pueden que los estudiantes tengan un buen profesor, pero si no tienen los materiales con qué estudiar definitivamente se afecta mucho el aprendizaje.

Lo que ha hecho el país es desarrollar un curriculum de inglés, que eso es bien importante.

Hoy en día ya hay unos materiales que se llaman English Prince, que existen para los grados 9°, 10° y 11°, que en estos momentos se están distribuyendo en los colegios del país.

Son 420.000 los libros que se estarán repartiendo en los próximos meses.

Llevábamos mucho tiempo quietos. Necesitamos cumplir las metas que son vitales para el país y para una economía competitiva.

¿Cuánto durarán los nativos en Colombia y qué tiempo estiman en que los colombianos empiecen a hablar una segunda lengua?

Los profesores estarán un año, pero al cabo de ese tiempo llegan otros.

Es una estrategia que no vamos a detener por lo menos en lo que resta del cuatrenio.

Este año, como le digo, hay 350, esperamos que el año entrante hayan cerca de 500 formadores nativos.

En el Plan de Desarrollo se estableció una meta muy clara que es básicamente lograr subir a 2018 ese nivel B1 del 2 por ciento al 8 por ciento y que también los estudiantes que están en el nivel A2, que es el que está debajo del B1, pasen del 7 por ciento, al 35 por ciento.

¿Han identificado las razones por las que nos estamos rajando en inglés?

Si. Claro. Pues básicamente no teníamos formadores de inglés y uno no puede enseñar inglés si no sabe inglés. Entonces en muchas zonas del país lo que pasaba era que nos enseñaban inglés en español.

Usted llegaba a un salón de clases colombiano y había un profesor hablando español, enseñando el verbo To be en español. Por su puesto, eso nunca va a funcionar aún si un estudiante lleva 10 años u 11 años teniendo clases de inglés.

El principal reto de Colombia es y ha sido el déficit de maestros que dominan el idioma inglés.

Javier Acosta
Portafolio.co