Lo estratégico colectivo en el milagro del este asiático

Lo estratégico colectivo en el milagro del este asiático

POR:
mayo 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-22

¿Qué ha hecho posible a las economías del Este Asiático (EA), crecer de manera que el siglo XXI pasará a la historia como el del resurgimiento asiático? Se trata del crecimiento más espectacular de la historia con casos como Singapur y Corea eclipsando los milagros económicos del siglo XX (Alemania, Japón). La respuesta a esta pregunta sugiere una estrategia de desarrollo para inserción dinámica e inclusiva en globalización, ya que el contraste globalizadores exitosos (que se concentran en EA) vs. rezagados, muestra que no hay nada mágico o automático en la globalización, sino el resultado depende de formas de acción colectiva constitutivas de una estrategia del desarrollo.

La respuesta radica en la afortunada combinación de dos elementos: 1. la economía de mercado (1o de 7 pilares tomados de Occidente según Mahbubani en the new asian hemisphere: the irresistible shift of power to the east); 2. lo estratégico colectivo, estos dos términos involucrando formas de coordinación extra-mercantil como resultado de la conciencia de la insuficiencia del mercado como mecanismo de coordinación económica. El asiático piensa en colectivo como resultado de varias influencias (como el confucianismo), que se traducen en disciplina social y ética del trabajo; capital social que se manifiesta en instituciones de acción colectiva mediante la convocatoria de un agente coordinador que compensa la Falla de Mercado (FM) complementándolo y organizándolo.

El milagro económico del EA (MEA) fue el resultado de la adopción de un modelo de desarrollo caracterizado por altísimas tasas de crecimiento como resultado de altas tasas de inversión y de exportaciones, y una milagrosa combinación de un fortalecimiento competitivo y productivo industrial (basado en un masivo esfuerzo de sofisticación tecnológica), con inclusión social. Los gestores del MEA siguieron, así, la ruta trazada por Japón, como lo describe la interpretación del MEA como manada de gansos en vuelo con éste liderando en el vértice. El modelo japonés (y alemán) de desarrollo se basó en el aprovechamiento de los rendimientos crecientes en los círculos virtuosos entre las mencionadas altas tasas (inversión-exportaciones-crecimiento-inversión-etc.), superando la falla de coordinación que se presenta en presencia de estos rendimientos crecientes mediante compensaciones institucionales de la FM. Estas formas de acción colectiva permiten, así, superar brechas (efectuar la transición de círculos viciosos a círculos virtuosos) y asimetrías (exclusión). Dicha combinación milagrosa fue hecha posible por un régimen de inversión cuyos elementos a nivel macro (tasas de cambio e interés favorables) y meso (red institucional compensatoria de la FM en lo financiero y lo Tecnológico), favorecieron en forma articulada esas altas tasas de inversión, fortalecimiento y sofisticación. En términos de la importancia de lo estratégico colectivo a este último, nivel aplica la lógica económica de la colaboración: en toda clase de mecanismos de desarrollo y de fortalecimiento competitivo (ej. financieros y tecnológicos), los altos costos fijos y las indivisibilidades hacen que lo que no es viable o rentable para el individuo, lo es para el colectivo que comparte esos costos fijos.

Esa misma lógica del carácter de causación circular acumulativa de la acumulación de capacidades tecnológicas, explica el que la globalización económica, simultáneamente ofrezca oportunidades excepcionales a la vez que genere concentración y exclusión. Esta dinámica se manifiesta en el patrón de crecimiento sin empleo como resultado de la ruptura de los nexos exportaciones-producción-empleo. El contraste entre EA vs. Latinoamérica (LA) radica no solo en la brecha de crecimiento, sino en el hecho de que esta ruptura no es tan severa en EA como en LA, como resultado de una estrategia de desarrollo característica del MEA, que ataca el doble marginamiento inherente a dinámica de globalización: de aglomeraciones de las redes comercial/productivas, financieras y tecnológicas globales; y de agentes que no ocupan posiciones de privilegio en estas redes. El impacto de la globalización sobre los países en desarrollo depende de sus motores y las estrategias de los actores sobre las condiciones de inversión, la competitividad exportadora y la generación de empleo, y otros mecanismos inclusivos. Los beneficios de los flujos de exportaciones y de capital (incluyendo la IED), cuya explosión caracteriza la globalización, tampoco tienen nada de mágico o automático: dependen por una parte, de que la economía en cuestión haya hecho un esfuerzo masivo de acumulación de las capacidades que constituyen los activos estratégicos que busca la inversión de las MN y le permitan insertarse en los sistemas globales de producción y de comercio; y por otra, de políticas que sofistiquen sostenidamente estas capacidades e implementen mecanismos que catalicen los beneficios, que por difusión tecnológica o nexos productivos esa inversión pueda traer. Adicionalmente, sus beneficios en términos de desarrollo dependen de la implementación de mecanismos inclusivos, que, en el caso del MEA (como de Alemania y de Japón), hicieron parte central de la estrategia de crecimiento mismo.

La distinción entre MEA y globalizador exitoso en el EA ejemplificada por China, así como el caso del globalizador exitoso por excelencia en LA, México, ilustran algunas de estas complicaciones. El patrón de desarrollo de estos dos globalizadores estrella difiere drásticamente del implicado por el MEA: si bien China disfruta de mecanismos de coordinación adicionales al mercado como los del MEA (incluyendo una burocracia a cargo de un sector estatal con una visión de largo plazo, que contrasta con la miopía de los mercados, como lo ilustra su estrategia de aseguramiento de recursos naturales en África), su modelo económico es más cercano al Neoliberal Anglo Americano que al característico del MEA, particularmente por la ausencia de los mecanismos inclusivos característicos de éste, como lo ilustra la competitividad basada más en compresión salarial que en crecimiento de la productividad (cuya magnitud no se traduce en condiciones laborales adecuadas). Similarmente, México es la ilustración por excelencia del patrón jobless growth característico de la globalización y su ruptura de los mencionados nexos, no solo por sus niveles de desempleo y de marginalidad (debido a una heterogeneidad estructural que ilustra vívidamente la dinámica concentracionista excluyente de la globalización), sino incluso por la erosión de sus condiciones de crecimiento (a pesar del Nafta, su tasa de inversión se viene reduciendo desde los 80, parejo con la del resto de LA).

¿Qué importancia tiene entonces lo estratégico colectivo en el diseño e implementación de estrategia de desarrollo para inserción dinámica e inclusiva en globalización? Por una parte, los beneficios de mecanismos de coordinación complementarios al mercado, como un régimen de inversión que incluye una política de desarrollo productivo industrial y competitivo estratégica y la coordinación de la inversión implicada por el nexo beneficios-inversión-exportaciones, saltan a la vista en los casos de Corea, Taiwán y Singapur. Por otra parte, el papel crucial de la institucionalidad cooperativa de la llamada nueva competencia basada en formas organizacionales flexibles cooperativas, es atestiguado por los distritos de pequeñas empresas (ej. Taiwán), que rivalizan con los de la tercera Italia en la implementación de mecanismos cooperativos. ¿Pero, no ha dejado la competencia global en el pasado a la colaboración? Una respuesta contundente es dada por una de esas formas, la innovación colectiva que ha pasado de mecanismos colaborativos como los joint ventures de MN a la innovación de masa hecha posible por el Internet y los desarrollos de open source como el software así denominado y Wikipedia. Que la colaboración hecha posible por las TIC son el futuro es abundantemente ilustrado por dos libros recientes (We think de Leadbeater y Wikinomics de Tapscott&Williams), según los cuales esa colaboración tiene la magnitud de inaugurar una nueva era caracterizada por innovación/producción colaborativas (en cuyas posibilidades Corea lidera delante de los países desarrollados occidentales).

Siga bajando para encontrar más contenido