Estratos 1, 2 y 3 son los que más se benefician de créditos

Durante el segundo trimestre de este año, la mayoría de los préstamos otorgados quedó en manos de personas en estos niveles socioeconómicos. Durante este periodo, los créditos concedidos aumentaron en un 17 % en comparación con el dato registrado un año atrás.

53,6 por ciento de los créditos del segundo trimestre de este año fueron tomados por mujeres.

Archivo particular

53,6 por ciento de los créditos del segundo trimestre de este año fueron tomados por mujeres.

Finanzas
POR:
noviembre 05 de 2015 - 02:15 a.m.
2015-11-05

Entre abril y junio de este año se hicieron 4,5 millones de operaciones de créditos nuevos, que en conjunto sumaron 21,8 billones de pesos, según reveló un estudio realizado con datos de Experian Datacrédito.

El crecimiento en número de préstamos superó el 17 por ciento en comparación con el dato registrado un año atrás, lo cual muestra que, a pesar del enfriamiento de la economía, las personas siguen demandando crédito formal para consumo y sus actividades productivas.

Precisamente, vale la pena recordar que los datos de Experian Datacrédito no solo incluyen los desembolsos de los establecimientos financieros y cooperativas, sino los créditos de las empresas de telecomunicaciones y del sector real.

En estos datos, dominan ampliamente los estratos 1, 2 y 3, pues el 80 por ciento de las aprobaciones se hicieron a usuarios pertenecientes a este grupo de población.

El autor del análisis, Santiago Rodríguez Raga, Ph.D. y profesor de la Universidad de los Andes, explicó que esto es una muestra de que todos los estratos socioeconómicos son atendidos por el crédito formal, con lo cual muchas personas están generando historia crediticia, clave para la bancarización y el acceso a servicios financieros más especializados.

Al observar el destino de los recursos, a lo largo de todos los estratos prima el crédito para consumo, dominado por tarjetas de crédito y celulares.

Sin embargo, se destaca que en los estratos más bajos es mayor la proporción de recursos que se destinan a actividades de generación de ingresos.