Estudiar para doctor es muy costoso

Ese sueño de decenas de jóvenes de convertirse en doctores, de aquellos de la bata blanca y el fonendoscopio colgado del cuello, sigue siendo bastante costoso en Colombia. Según un reciente escalafón elaborado por el Ministerio de Educación, el valor de la matrícula para cursar un semestre de medicina es el más alto de todos los programas universitarios del país, pues en promedio vale 6’489.000 de pesos. De lejos le siguen el de ciencias políticas y relaciones internacionales con semestres de 4’730.000 pesos, y odontología con 4’327.000.

POR:
diciembre 02 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-02

En cambio convertirse en profesor, filósofo y teólogo no resulta tan caro. La matrícula para estudiar educación vale 1’188.805 pesos, y para filosofía, teología y afines 1’753.041. En el caso de la ingeniería administrativa y afines cuesta 1’476.490, lo que convierte a estos programas en los más baratos. El Ministerio aclara que estos valores varían por dos factores fundamentales. Uno, porque las instituciones son autónomas para fijar los valores de las matrículas de sus programas académicos, aunque deben informarle al Ministerio de Educación los incrementos que hacen año tras año. Según el ente rector, en los últimos cinco años, cerca del 60 por ciento de los programas han tenido incrementos sujetos al Índice de Precios al Consumidor (IPC) y hasta 2 puntos por encima del mismo; un 30 por ciento de instituciones ha subido sus programas entre 2 y 4 puntos por encima del IPC, y el 10 por ciento restante lo ha hecho más allá de los 4 puntos por encima de este indicador. El otro factor es que el costo de la matrícula de programas en instituciones de educación superior acreditadas por el Consejo Nacional de Acreditación (CNA) como de alta calidad es superior al promedio del valor de la matrícula de programas en instituciones que no lo están. Así, una carrera en una institución acreditada de alta calidad cuesta, en promedio, cinco millones de pesos más, mientras que los programas en instituciones no acreditadas valen, en promedio, 2’250.000 pesos, afirma el Mnisterio de Educación. En el caso de las universidades públicas, dice Ricardo Gómez, presidente del Sistema Universitario Estatal (SUE), estas llevan 15 años creciendo en calidad y cobertura, pues su función es netamente social, y el costo promedio de un semestre es un poco más de 500.000 pesos. Dado que la dificultad para acceder al financiamiento de estudios de educación superior es una de las razones por las que desertan el 45 por ciento de los universitarios, el crédito educativo aparece como una de las estrategias para facilitar este acceso. "Es necesario que haya más variabilidad en las líneas de crédito de manera que se ajusten a las necesidades particulares de los estudiantes", dice Carlos Aparicio, coordinador de asistencia y cooperación técnica de la Asociación Panamericana de Instituciones de Crédito Educativo, (Ápice). El crédito, opina José Fernando Isaza, rector de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y presidente de la Asociación Colombiana de Universidades, (Ascún), debe tener un fuerte componente de subsidio y ser más flexible en algunos de los requisitos para acceder a él. Fernando Locano, director de planeación académica U. del Rosario Logramos la vinculación directa con las entidades financieras para que hagan préstamos y financien estudios. En el Rosario ha funcionado y estudiantes han accedido a créditos bancarios blandos y han podido terminar estudios. Además, tenemos política de becas por mérito académico. A pesar de estas facilidades, la ayuda no alcanza a soportar gastos de vida universitaria, ya sea un porcentaje o la totalidad del valor de la matrícula y el sostenimiento. Moisés Wasserman, rector de la U. Nacional En el caso de las universidades privadas, los costos no se fijan arbitrariamente sino que reflejan la calidad del programa y la inversión en el mismo. Exigir bajar costos es exigir que baje la calidad y no creo que sería posible. Hay que buscar, más bien, vías compensatorias por parte del Estado y un fuerte apoyo a la universidad. Padre Vicente Durán Casas, vicerrector académico U. Javeriana Hacemos muchas campañas para que los estudiantes conozcan todas las posibilidades de crédito que ofrece la universidad en convenio con las entidades financieras para acceder a planes cómodos. Tenemos estímulos a la excelencia académica. Carlos Angulo Galvis, rector U. de los Andes La educación de calidad es costosa, puesto que exige planta profesoral con formación doctoral, infraestructura física y de tecnologías de información, y recursos bibliográficos, entre otros. Las universidades deben ofrecer programas de apoyo financiero con distintas opciones, desde préstamos condonables hasta becas, de tal manera que se atiendan las necesidades particulares de los estudiantes. Fernando Hinestrosa, rector U. Externado de Colombia Están los créditos amortizables y las matrículas de honor. El programa de ampliar el cubrimiento de Icetex es fundamental. Hay numerosas entidades financieras que se han venido esmerando en el otorgamiento de créditos y tenemos convenios con esas entidades. Obdulio Velásquez, rector U. de La Sabana Fortalecer el Icetex es una estrategia fundamental para acceder a la educación de calidad de alto costo. Nosotros, por ejemplo, tenemos becas por rendimiento académico y necesidades económicas y el año pasado dimos más de 5.500 millones de pesos en becas. 45 por ciento de los universitarios deserta de sus estudios por la dificultad para acceder a la financiación de los mismos, a lo largo de su carrera. ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido