'Estudio aún está en discusión' Misión Cafetera

Este jueves, se reunirían para discutir un documento final, teniendo como base un discutido ‘borrador’.

Juan José Echavarría.

Archivo particular

Juan José Echavarría.

Finanzas
POR:
octubre 23 de 2014 - 03:47 a.m.
2014-10-23

Los pasillos de la Universidad del Rosario, en el centro de Bogotá, fueron el escenario de durísimas recriminaciones de parte de algunos miembros del Comité Nacional de Cafeteros y del movimiento Dignidad Cafetera en contra el economista Juan José Echavarría, por el contenido del borrador de la Misión para la Competitividad de la Caficultura colombiana.

Los ánimos se caldearon cuando Echavarría, director de la Misión, insistió en que el borrador había sido distribuido por el Gerente de la Federación de Cafeteros, cuando este documento, supuestamente, era de carácter privado.

Este miércoles, la ‘privacidad’ de dicho borrador quedó en entredicho, pues casi todos los asistentes al seminario, que sobre café se hizo en la universidad, o lo tenían o conocían su contenido.

“Este lo preparé para que lo discutieran, analizaran y comentaran los miembros de la Misión”, dijo Echavarría, quien insistió en que era un borrador, pese a que todo el país cafetero lo consideró como el informe final.

Ahora, la defensa de Echavarría se limitó a insistir en que era un ‘esbozo’ mientras trató de calmar los ánimos de quienes le recriminaban, algo que no logró.

Los reclamos se centraron en la propuesta de la Misión de dejar de lado las regulaciones por calidad del grano y la garantía de compra del café, por parte de la Federación.

Mientras el documento señala como “un fuerte poder oligopsónico de la Federación en las compras de Café”, los miembros del Comité Nacional de Cafeteros y de Dignidad Cafetera insistieron en que este es uno de los más grandes logros del gremio y dejarlo de lado, sería sacrificar a los pequeños.

Es más, destacaron que en 2013 se hicieron más de 800.000 transacciones de ‘puchitos’ de café, es decir, de menos de 25 kilos del grano. Esta es la prueba de que sí hay garantía de compra por parte de los comités.

Algunos de los que protestaron comentaron que el informe parecía haber sido redactado a favor de los exportadores privados, pues acabar con la garantía de compra sería favorecerlos.

Se destacó también que la garantía de compra le asegura al cafetero dinero en efectivo, le certifica un precio mínimo y la seguridad de que tiene un comprador fijo y no necesita recurrir a otro.

LOS DIEZ PUNTOS QUE DESTACÓ EL DIRECTOR, JUAN JOSÉ ECHAVARRÍA

Durante una de las exposiciones, el director de la Misión destacó diez puntos que deben tenerse en cuenta para la caficultura colombiana. Aclaró que son de él, a título personal, pues “no hay ninguna recomendación de la Misión del Café”.

“Algunos pueden ser obvios”, dijo.

Entre otros destacó que la caficultora es una opción de vida y que el sector es viable para la economía del país; además, debe ser rentable –para toda la cadena productiva– para reducir así los indicadores de pobreza.

Resaltó también el papel que ha jugado la Federación Nacional de Cafeteros en el desarrollo rural y en su apoyo a los pequeños caficultores.

Agregó que no existe una solución única para resolver los problemas del sector.

Por otra parte, se hace necesario que se incremente la producción y la productividad de los cultivos.

Por otra parte, criticó el llamado Programa de Protección del Ingreso Cafetero (PIC), que se paga cuando el precio de la carga de café es inferior a 700.000 pesos.

En las cuentas de la Misión se tiene que el costo de producir una carga de 125 kilos de (dos bultos) es de unos 554.000 pesos.

Por último, se dijo que el PIC se había negociado en 700.000 pesos teniendo en cuenta que los asesores del Gobierno no tenían idea del tema.
Juan C. Domínguez
Economía y Negocios