Europa abriría puertas a inmigrantes para trabajar La propuesta es crear una tarjeta azul, al estilo de la verde que tiene E.U.

Europa abriría puertas a inmigrantes para trabajar La propuesta es crear una tarjeta azul, al estilo de la verde que tiene E.U.

POR:
octubre 24 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-24

Estrasburgo. La Comisión Europea propuso crear una tarjeta azul para los inmigrantes cualificados que trabajen en la Unión Europea (UE) e implantar un sistema de ventanilla única donde los recién llegados puedan solicitar un permiso de residencia y trabajo válido para toda la Unión. Con estas medidas, que deben ser aprobadas por los Veintisiete en el Consejo, Bruselas quiere fomentar la inmigración legal y de calidad en todos los países de la Unión, así como impulsar la economía europea, necesitada de mano de obra joven y especializada. La tarjeta azul tiene el objetivo de atraer a los inmigrantes de alta cualificación de terceros países, al permitirles residir y trabajar en la UE durante dos años, prorrogables por otros dos. Después tendrían un permiso de larga duración. Para beneficiarse, los inmigrantes deberán contar con un contrato de trabajo de antemano y con un sueldo de por lo menos tres veces el salario mínimo del país de destino. El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, quiso disipar las acusaciones de que esta medida pueda restar posibilidades laborales a los trabajadores comunitarios, al afirmar que “no se abre la puerta a veinte millones de inmigrantes sino a 70.000”. Barroso señaló que “la tarjeta azul no es un cheque en blanco” y precisó que la cifra de inmigrantes que lleguen a cada país con este permiso no lo decidirá Bruselas, sino que lo cuantificarán las propias empresas europeas en función de su demanda. La tarjeta azul -a la manera de la tarjeta verde que concede Estados Unidos- pretende atraer a un perfil profesional que a menudo prefiere ir a trabajar a Estados Unidos o Canadá antes que a Europa, “entre otras cosas, porque en la UE deben enfrentarse a 27 legislaciones sobre inmigración diferentes”, explicó Barroso. El portador de la tarjeta azul podría entrar y salir de la UE sin restricciones o quedar desempleado durante el periodo de vigencia de la misma por un lapso que no supere tres meses. Los cónyuges se beneficiarían de un permiso de trabajo y residencia por el mismo lapso. Tras dos años de permiso, se ofrecerán tres meses de gracia al trabajador para residir y trabajar dentro de la Unión, renovables por otros dos años si el inmigrante consigue otro contrato, tras los cuales podría obtener un permiso de estancia de larga duración. Efe países de la Unión Europea les abrirían las puertas a los inmigrantes para trabajar. 27

Siga bajando para encontrar más contenido