Europa avanza hacia un nuevo pacto fiscal

Europa llegó a un acuerdo histórico ayer para la redacción de un nuevo tratado que profundice la integración económica de la zona euro, pero el Reino Unido, la tercera economía de la región, rechazó sumarse a los otros 26 países de la Unión Europea en una unión fiscal y quedó aislado.

POR:
diciembre 10 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-10

El resultado de la cumbre de la Unión Europea de dos días dejó a los mercados financieros en la incertidumbre de si habrá medidas decisivas para frenar la crisis de deuda que comenzó en Grecia en el 2009 y se propagó a Portugal, Irlanda, Italia y España, y ahora amenaza a Francia e incluso a la poderosa Alemania. Un nuevo tratado tardaría tres meses en negociarse y podría requerir riesgosos referendos en países como Irlanda. Dos fuentes del Banco Central Europeo dijeron a que el BCE por ahora mantendría limitadas las compras de bonos soberanos y que no adoptaría medidas adicionales contra la crisis. Los mercados de deuda eran cautelosos después de la cumbre. Las tasas de préstamos interbancarios bajaron y los rendimientos de los bonos italianos a 10 años subieron a cerca del 6,5 por ciento. Un total de 26 de los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE acordaron tratar de imponer un régimen de disciplina presupuestaria más estricto, con sanciones automáticas para aquellos que incumplan sus metas de déficits en el bloque de la moneda común. Pero el Reino Unido dijo que no podía aceptar las enmiendas propuestas al Tratado de la UE tras no conseguir concesiones a cambio de ello. "Esto es un importante avance hacia una unión de estabilidad. Utilizaremos la crisis como una oportunidad para empezar de nuevo", dijo la canciller alemana, Angela Merkel. Después de 10 horas de negociaciones en el Consejo Europeo, reunido en Bruselas, los 17 socios del euro más nueve de los 10 que no integran el bloque monetario resolvieron negociar un nuevo tratado intergubernamental anexo al Tratado de la UE. La soledad del Reino Unido Reino Unido se negó a permitir que sus socios enmendaran el Tratado de la Unión Europea (UE), exigiendo garantías en un protocolo que protegiera su sector de servicios financieros, que supone alrededor de una décima parte de su economía. Sarkozy calificó las demandas de Cameron de inaceptables. Cameron insinuó que Londres podría intentar impedir a los otros países utilizar la Comisión Europea y el Tribunal Europeo de Justicia: "Las instituciones de la Unión Europea pertenecen a la Unión Europea, pertenecen a los 27". Pero el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que encabezó la cumbre, dijo que las instituciones de la UE estarían plenamente involucradas en el nuevo tratado, el que sería firmado no más allá de principios de marzo. El grupo de la zona euro más nueve podría sostener una cumbre sin Gran Bretaña a principios de enero, dijeron diplomáticos. Lo ocurrido podría aumentar la presión de los euroescépticos dentro del Partido Conservador británico y fuera de él para que se celebre un referéndum sobre su pertenencia a la UE, a la que ingresó en 1973. El primer ministro se opone a ello con energía, ya que sostiene que sería un desastre para los intereses británicos. Reino Unido tiene más de la mitad de su comercio con la UE y podría sufrir varios problemas de regulación financiera si los otros países deciden seguir adelante como 26. ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido