Si Europa empeora, habría baja de los sueldos en Colombia

Según el Banco Mundial, en Colombia no se perderían muchos puestos de trabajo, pero los salarios en el país se verían afectados.

Si Europa empeora, habría baja de los sueldos en Colombia

Archivo Portafolio.co

Si Europa empeora, habría baja de los sueldos en Colombia

POR:
octubre 29 de 2012 - 03:25 p.m.
2012-10-29

Si la crisis europea se profundiza, en Colombia los efectos no se sentirán tanto en un aumento del desempleo sino por el lado de los salarios, según investigadores del Banco Mundial.

La razón, el mercado laboral del país ha ganado eficiencia y ahora los salarios se ajustan más rápidamente ante las crisis, lo que evita que los empresarios recurran tanto a los despidos, explica Julián Messina, economista de la entidad multilateral y uno de los autores del informe ‘La historia del mercado laboral detrás de la transformación latinoamericana’, que acaba de divulgar el banco.

De hecho, en la actualidad se está presentando una caída en la producción industrial colombiana, con cuatro meses de contracción en lo que va de este año, pero el empleo industrial no ha dejado de crecer en lo que va del 2012, de acuerdo con el Dane.

Sin embargo, esa ‘eficiencia’ del mercado laboral puede estar teniendo un costo ya para los trabajadores colombianos, pues, para ellos, en palabras de Messina, “en los últimos años, desde el 2008 hasta ahora no ha habido en promedio ganancia en el poder adquisitivo”, mientras que en otros países, como Argentina, Brasil o Venezuela, los salarios sí han ganado poder de compra.

Entre los hallazgos que subrayan los autores del estudio está el hecho de que en este momento en América Latina y el Caribe, y Colombia en ese grupo, se están alcanzando niveles históricamente bajos de desempleo pese a la debilidad económica internacional, aunque con respecto a sus vecinos, el desempleo de Colombia sigue entre los peores.

Para el caso de Colombia, Messina destaca que la mayor eficiencia en el mercado laboral obedece a “una inflación más baja y predecible” que no obliga, como hace unos años, a que las negociaciones de salarios lleve a amarrarlos fuertemente a las alzas de la canasta familiar.

“En los 90, en plena crisis –dice Messina–, aumentaba el desempleo pero aumentaban también los salarios”, lo que precipitaba los despidos.

Ahora, las empresas pueden afrontar una crisis mediante ajustes en los salarios sin tener que recurrir tanto a la disminución del número de trabajadores.

En la década de los 90, por ejemplo, la crisis disparaba la desocupación, pues un cambio de uno por ciento en el crecimiento llevaba a un cambio de 2,8 por ciento en el desempleo.

En cambio, ya para la década del 2000 (con estancamiento y recesión en el 2002 y 2009), un cambio de un punto en el crecimiento sólo significó una variación de 0,4 puntos en el desempleo.

Mauricio Galindo / Editor de Economía de EL TIEMPO

Siga bajando para encontrar más contenido