Europa impotente ante avalancha de inmigrantes

Roma. Las costas de Italia, España y Malta se convirtieron en una verdadera preocupación para los europeos ante la avalancha de personas que intentan llegar ilegalmente al Viejo Continente por vía marítima persiguiendo el sueño de una vida mejor.

POR:
agosto 07 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-07

Cada año aumenta el número de personas que llegan clandestinamente a Europa, parte de ellas a través de las costas de Italia y España. El naufragio de cientos de indocumentados, cuyos cuerpos moribundos o ya cadáveres flotaban la semana anterior en el Mediterráneo, dejaron atónitos a los cientos de turistas que pasaban sus vacaciones en las magníficas playas españolas del archipiélago de las Canarias o en los remansos de la isla italiana de Lampedusa, al sur de Sicilia. A pesar de la ayuda y la solidaridad que se desató en esas playas, la desigualdad social, económica y cultural pesa como la espada de Damocles entre esas dos categorías tan disímiles de seres humanos: el turista y el indocumentado. El desembarco ilegal en Italia de unos 10.000 inmigrantes en los primeros siete meses del 2006 y de unos 13.000 en Canarias en el mismo período, son sólo frías estadísticas frente al drama de esa masa desconocida y silenciosa de gente, la mayoría proveniente de Africa, que no tiene nada que perder, más que la vida. En las últimas dos semanas, más de 2.000 inmigrantes ilegales desembarcaron clandestinamente en las costas de Sicilia, por lo que el ministro del Interior, Giualiano Amato, pidió oficialmente la intervención de la UE ante lo que definió como una situación ‘alarmante’. El flujo de inmigrantes se trasladó este verano a otras zonas del Mediterráneo, aprovechando las aguas tranquilas y calientes y ante la intensificación del patrullaje de las fronteras de Mauritania, Senegal y parte de Cabo Verde, pedido por España tras el asalto de indocumentados el año pasado a Ceuta y Melilla, dos enclaves españoles en Marruecos. “De los 9.500 clandestinos que llegaron a Lampedusa en lo que va del año, 3.500 son marroquíes. Vienen a Italia porque otras vías están cerradas”, denunció Amato. “Hasta para morir tenemos que pagar”, declaró Hammed, un eritreo de 22 años, quien reconoció que desembolsó 1.500 dólares para viajar agolpado junto con otras 26 personas por 20 días en una pequeña embarcación, sin víveres. Cerca de 56 millones de inmigrantes viven en Europa, de ellos cinco millones son ilegales, según Cáritas. AFP 56 millones de inmigrantes viven en Europa de ellos cinco millones están en situación irregular.

Siga bajando para encontrar más contenido