Europa no sale de la recesión: PIB bajó 2,5%; E.U. tiene esperanzas de que situación mejore

Primer trimestre del año fue 'fatal' para la región y en Japón se acentuó la deflación por la crisis económica; esperanzas de recuperación se centran ahora en E.U., que presenta datos menos negativos.

POR:
mayo 15 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-15

El Producto Interno Bruto (PIB) de la zona euro registró una contracción récord en el primer trimestre de este año respecto al trimestre anterior.    

Se trata del cuarto retroceso consecutivo del PIB de ese espacio monetario formado por 16 países, y la caída es similar a la del conjunto de la Unión Europea (UE, 27 países).    

Los tiempos son duros tanto para los grandes como para los pequeños países del Viejo Continente.     

La economía alemana, la tercera del mundo, duramente golpeada por la caída de las exportaciones y de las inversiones industriales, sufrió una nueva contracción, de 3,8 por ciento, después de haber perdido 2,2 por ciento en el último ejercicio trimestral de 2008.    

La publicación de esos datos provocaron una depreciación del euro frente otras divisas.    

La moneda europea se cotizaba a primeras horas de la tarde a 1,3576 unidades por dólar, frente a 1,3638 la víspera en Nueva York. El euro también caía a 95,27 yenes, frente a 95,20 el jueves.    

Francia está por su lado oficialmente en recesión, pero eso ocurre en realidad desde hace un año, de acuerdo con los datos corregidos revelados este viernes.    

El PIB francés se contrajo un 1,2 por ciento en el primer trimestre y un 1,5 por ciento en el trimestre anterior, después de haber caído un 0,2 por ciento en el tercer trimestre de 2008 y 0,4 por ciento en el segundo, indicó el Instituto Nacional de Estadísticas y Estudios Económicos  (Insee).    

Italia, en recesión desde el tercer trimestre de 2008, tuvo en el periodo enero-marzo de este año una contracción de 2,4 por ciento de su PIB. España ya había revelado el jueves un retroceso de 1,8 por ciento de su actividad en ese mismo periodo.    

La crisis sigue colapsando a Europa del Este, con contracciones en el primer trimestre de 2,3 por ciento en Hungría, 2,6 por ciento en Rumania y 3,5 por ciento en Bulgaria, el más pobre de la UE. El retroceso fue de 3,4 por ciento en República Checa.    

Otros continentes se debaten también con grandes dificultades. El banco de Japón, país que atraviesa su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, informó que los precios al por mayor en el mercado interno cayeron un 3,8 por ciento interanual en abril, en su mayor retroceso en cerca de 22 años, que rememora la  deflación de los años 90.    

Los resultados de las empresas y los bancos nipones siguieron dando la magnitud de la crisis.    

El segundo banco japonés, Mizuho Financial Group, anunció que perdió 588.810 millones de yenes (5.800 millones de dólares) en el ejercicio 2008-2009 que se cerró en marzo y que procederá a un aumento de capital.    

El gigante de la electrónica y los electrodomésticos Panasonic anunció por su lado una pérdida neta de 378.960 millones de yenes (3.950 millones de dólares) en ese mismo ejercicio.    

Los datos procedentes de Estados Unidos dieron cierto respiro a la apabullante andanada de malas noticias.    

El índice que mide la confianza de los consumidores estadounidenses, elaborado por la Universidad de Michigan, subió en mayo por tercer mes consecutivo y se estableció en 67,9 puntos, ligeramente más de lo esperado por los analistas.    

La caída de la producción industrial de la principal economía mundial se enlenteció además en abril un poco más de lo previsto por los analistas, con un retroceso de 0,5 por ciento, frente al 1,7 por ciento registrado en marzo, según datos corregidos de las variaciones  estacionales publicados por la Reserva Federal.    

El PIB estadounidense cayó un 1,6 por ciento tanto en el primer trimestre de este año como en el último del año pasado.    

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, afirmó el viernes en Viena que la situación de la economía mundial "podría empezar a invertirse en octubre, noviembre o diciembre", pero que no habrá recuperación mientras  los bancos, plagados por activos tóxicos, "no pongan orden" en sus asuntos.    

Strauss-Kahn estimó además que los países emergentes están confrontados a riesgos similares a los de Europa del Este y recordó que "los mercados emergentes contaron mucho en la última década con los flujos de capitales (extranjeros), que cesaron" con  la crisis.    

De hecho, China reveló este viernes que en los cinco primeros meses del año el monto de las inversiones extranjeras directas que recibió son en un 21 por ciento inferiores respecto al mismo periodo del año pasado, totalizando 27.670 millones de dólares.

Siga bajando para encontrar más contenido