Evaluación de adquisiciones

Adquisiciones que podrían representar para el comprador una ágil expansión de su línea de productos o mercados, o una diversificación acertada, con menor riesgo y sobresalientes retornos, dejan de realizarse por desconocimiento del proceso o evaluación inadecuada. Esta es una de las principales razones por las cuales son los extranjeros quienes sí están comprando nuestras empresas.

POR:
enero 18 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-01-18

Primero, es erróneo suponer que siempre que una empresa está en venta, es porque está mal. Hay diversidad de razones legítimas para querer vender una empresa exitosa, entre otras: retiro, giro en la carrera del empresario, diferencias entre propietarios, herederos no interesados, cambio favorable en las perspectivas o el entorno, diversificación, consolidación del sector y capitalización de utilidades. Segundo, una empresa exitosa vale por el potencial de generación de beneficios para sus propietarios. Es imperioso reconocer que el enfoque de valor de activos menos pasivos es apropiado cuando la empresa está en liquidación, no cuando está en marcha generando utilidades y con posibilidades de continuar haciéndolo. El valor en libros de una empresa exitosa no tiene nada que ver con su valor como ente en marcha. Tercero, una empresa vale según quien sea el comprador. Dependiendo del dúo comprador-empresa, ésta vale de acuerdo con su habilidad para potenciar las utilidades mejorando ingresos y utilización de capacidades, disminuyendo costos y necesidades de inversión, desarrollando proyectos o prolongando períodos de crecimiento. Es por esto que recientes ventas de entidades estatales han tenido precios superiores al valor como ente en marcha. En consecuencia, para un enfoque de negociación hacia el mejoramiento de sus ganancias totales, un comprador informado valora la empresa ‘en sus manos’, con las mejoras y el poder de agregación de utilidades de su organización, determinando así el rango de precios de la adquisición. Cuarto, una empresa en marcha puede representar para el comprador contingencias negativas o pasivos ocultos. Pero, que el comprador realice la ‘debida diligencia’ antes de iniciar la negociación, puede generar desgaste y frustraciones al descubrir después de grandes esfuerzos, que la transacción no tenía viabilidad. Es preferible avanzar asumiendo veracidad en la oferta del vendedor y condicionar todo acuerdo a la ‘debida diligencia’ . Muchos vendedores, después de suministrar información básica y general de la empresa, solicitan una ‘oferta preliminar no vinculante’. Este procedimiento, protege las operaciones de la empresa en venta, especialmente ante competidores o ‘vitrineadores’ no realmente interesados en comprar, o ante ‘pescadores’ que nunca harían una oferta que invite a negociar. Quinto, la ‘debida diligencia’ es fundamental. Todo acuerdo debe quedar condicionado a una exhaustiva investigación operacional, jurídica, administrativa, contable, tributaria, etc. La ‘debida diligencia’ es la oportunidad para asegurar que no hay razón para abandonar la transacción, detectar irregularidades, ajustar el precio, diseñar la estrategia de integración, descubrir alternativas y fortalecer la confianza. Sexto, aun para los vendedores de mejor buena fe, aparecen sorpresas. Es usual entonces, un fondo para atender eventualidades, comprar sólo activos y/o crear una empresa para hacer la compra. El vendedor puede garantizar la retención de cierto nivel de clientes y la ausencia de contingencias adversas no reveladas como laborales, tributarias o pleitos pendientes. El vendedor puede también comprometerse a brindar asesoría y a no competir. Por otro lado, parte del precio puede quedar atado a utilidades o ventas futuras. Naturalmente, la historia esta plagada de episodios gratos e ingratos, pero hace bien nuestro empresariado en asimilar la técnica de adquisición de empresas y utilizarla para capitalizar las actuales oportunidades de crecimiento ágil, controlando riesgos y agregándole competitividad a la economía. El valor en libros de una empresa exitosa no tiene nada que ver con su valor como ente en marcha”.

Siga bajando para encontrar más contenido