El evangelista de la cerveza artesanal

El evangelista de la cerveza artesanal

POR:
abril 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-23

Hace 25 años, un consultor convertido en empresario independiente comenzó a vender una nueva cerveza en bares de Boston desde una camioneta. Jim Koch esperaba poder construir un modesto negocio local con una cerveza de alto precio que fuera más concentrada en lúpulo y malta que la mayoría de las cervezas domésticas.

Boston Beer Co., el fabricante de Samuel Adams Boston Lager, ahora es una empresa que cotiza en bolsa con un valor de mercado de unos US$790 millones. Koch, presidente de la junta directiva, ayudó a desatar una revolución en la fabricación de cervezas estadounidenses que se producen a baja escala.

Hoy, la producción de cerveza "artesanal" representa un 7% de las ventas en dólares de cerveza en EE.UU. Este tipo de cerveza se produce en pequeñas cantidades, en general por cervecerías independientes. La Asociación de Cervecerías, un gremio del sector, define a las cerveceras artesanales como las que producen menos de 2 millones de barriles al año, entre otros criterios. EE.UU. ahora tiene cerca de 1.500 cervecerías artesanales, un enorme salto frente a las apenas 80 cervecerías de cualquier tipo que existían en ese país en 1980. Las cerveceras artesanales, cuyas ventas en dólares subieron un 10% el año pasado, lanzan una cantidad cada vez mayor de cervezas, a veces con ingredientes exóticos como cocoa, café, frutos rojos y semillas de árboles.

Koch habló con The Wall Street Journal sobre por qué las cervezas artesanales son tan exitosas. Algunos extractos:
WSJ: Una vez que comenzó en este negocio, ¿cuánto demoró en ver señales de que esto podía ser prometedor?

Koch: Al instante. Eso fue lo que realmente me entusiasmó. La gente tomaba (nuestra cerveza) y se sorprendía. Comenzaron a hablar sobre ella.

WSJ: ¿Qué llevó al auge que ahora disfrutan las cervecerías artesanales?

Koch: Hay una serie de factores, que van desde pasión humana y orgullo hasta un nuevo modelo (para productos del segmento más alto) en el negocio de las cervezas. La base de esta industria es la pasión, la energía, la creatividad... el fuerte rechazo a hacer concesiones, esa es una característica de los cerveceros artesanales.

WSJ: ¿Alguna vez podría representar el mayor segmento de la industria?

Koch: Espero que no. Porque eso significaría reducir la calidad de la cerveza para producirla en mayor volumen, no quiero ver eso.

WSJ: ¿Cuáles son los grandes desafíos de su empresa?

Koch: Desde el comienzo, la gente me preguntaba: "¿Cuál es su objetivo?". Mi objetivo era: quería cambiar la forma en que los estadounidenses piensan sobre la calidad de su propia cerveza. Y eso está sucediendo.

Durante la mayor parte de los últimos 25 años, la persona que tomaba cerveza como un refresco realmente no se aventuraba en el territorio de las cervezas artesanales. Pero ahora más y más gente toma una cerveza como Sam Adams en alguna ocasión. Recién comienza a existir la idea de que la cerveza es tan buen acompañante para la comida que el vino, y en muchos casos mejor.

WSJ: Usted ha logrado mucho. ¿Qué le falta por lograr?

Koch: Cuando se tiene menos de 1% del mercado, hay mucho que hacer. Como quizás llegar al 1%. Eso sería muy bueno.
Quiero que la fabricación artesanal de cerveza y la cultura cervecera estadounidense sean reconocidas en todo el mundo como la personificación de un arte. Quiero que el resto del mundo mire a EE.UU. y diga: "De allí vienen las mejores cervezas del mundo". De hecho hoy es así, y lo hemos estado haciendo e innovando para que el resto del mundo se dé cuenta.

Siga bajando para encontrar más contenido