El éxito de las emisiones de bonos de las empresas nacionales

El apetito por estos papeles tanto en el mercado interno como externo muestra una disminución en la aversión al riesgo.

POR:
julio 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-29

Entre el 16 y 22 de julio Ecopetrol y EPM realizaron cada uno una emisión de bonos en Estados UnIdos bajo la regla 144A, cuyo capital se usará en el primer caso para finanrciar el plan de inversión proyectado hasta 2015, y en el segundo caso para financiar posibles inversiones y la importación de equipos.

Ambas emisiones fueron existosas tanto por el monto de las demandas como por las tasas que obtuvieron, evidenciando no sólo el incremento en las condiciones de liquidez a nivel mundial, sino una disminución en los niveles de aversión al riesgo de los inversionistas por activos emergentes como los colombianos.

La demanda de los inversionistas por la emisión de Ecopetrol superó la oferta en más de cinco veces al ascender a casi 8.000 millones de dólares. Por su parte, la demanda por la emisión de bonos de EPM alcanzó los 6.300 millones de dólares, logrando un bid to cover de 12,6 veces. Estos resultados confirman que las condiciones de liquidez a nivel mundial tras las políticas expensivas de los bancos centrales son significativamente amplias, lo cual sugiere que el espacio para emisiones con calificación en el exterior están dadas en este momento.

El apetito de los inversionistas del mercado por este tipo de referencias también se vio reflejado de manera importante en las tasas de corte de las subastas. El spread frente a tesoros de los bonos corporativos de riesgo similar con vencimiento en 2017 como Transportadora de Gas del Interior (TGI), Bancolombia e ISA Brasil fue en promedio de 531 pbs el día de la subasta de Ecopetrol y el día de la subasta de EPM, superior al alcanzado por las emisiones locales. Por su parte, el spread frente a globales de TGI y Bancolombia fue en promedio 204 pbs el día de ambas subastas, evidenciando el apetito del mercado por las colacaciones.

Cabe resaltar que durante las últimas dos semanas se publicaron datos corporativos y económicos positivos en Estados Unidos que generaron una reducción en los niveles de aversión al riesgo de los inversionistas internacionales por activos locales, el Embi+ de Colombia ha caído durante las últimas dos semanas 43 pbs al ubicarse el pasado 22 de julio en 293 unidades.

Los niveles de las tasas de negociación en el mercado secundario de los bonos con vencimiento de 2017 de TGI e ISA también son evidencia no solo del incremento en las condiciones de liquidez a nivel mundial, sino de la confianza de los inversionistas por activos emergentes, en especial con este tipo de riesgo.

El día de la emisión de Ecopetrol la tasa de negociación del bono de TGI se ubicó en 9,407 por ciento y la tasa de negociación del bono de ISA en 8,239 por ciento, 173 y 56 pbs por encima de la tasa de corte del bono con vencimiento en 2019 de Ecopetrol. De hecho, desde el día de su emisión la tasa de negociación ha caído 52 pbs al alcanzar niveles de 7,15 por ciento en el mercado secundario. Un resultado similar se encuentra cuando se compara la tasa de corte de la subasta de EPM con las tasas de negociación en el secundario de estos bonos: la diferencia entre la tasa de los TGI fue de 153 pbs, mientras que frente a los ISA fue de 25 pbs .

Ahora bien, aunque a nivel externo ambas emisiones resultan ser exitosas en términos de tasas, al realizar un análisis frente a las tasas de colocación en el mercado primario local se puede observar el cobro de una prima a los bonos de Ecopetrol y EPM. De acuerdo las condiciones vigentes en el mercado de swaps, la tasa de corte en pesos del bono de Ecopetrol fue IPC + 7,15 por ciento, y la tasa de corte para el bono de EPM fue IPC + 7,40 por ciento, ambas 138 pbs en promedio por encima de la tasa de corte de la última subasta de bonos de empresas del sector energético realizada a nivel local (la tasa de corte de la emisión de Gases de Occidente a 10 años fue IPC + 5,89 por ciento).

Si bien una parte importante de este fenómeno está explicado por la magnitud de los montos de las emisiones, y la novedad de los emisores en el mercado externo, el acceso a este mercado aún representa retos para los emisores colombianos.

Pese a ello, los resultados de las emisiones a nivel externo son favorables y preparan el camino para nuevas emisiones de igual riesgo y de países emergentes durante los próximos meses. De la misma manera, muestran la fortaleza que ha logrado tener el mercado local de capitales, ofreciendo condiciones comparables al mercado internacional. 

Siga bajando para encontrar más contenido