Expectativas frente a cambios en la composición del activo del sistema financiero | Finanzas | Economía | Portafolio

Expectativas frente a cambios en la composición del activo del sistema financiero

Expectativas frente a cambios en la composición del activo del sistema financiero

POR:
septiembre 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-17

El pasado 4 de septiembre la Superintendencia Financiera dio a conocer los resultados consolidados del sistema financiero con corte al 31 de julio del presente año. Además de las utilidades acumuladas por 5,3 billones de pesos (frente a 4 billones del año anterior) es importante analizar la composición del activo de las entidades del sector.

En el caso específico de los establecimientos de crédito se puede observar que las inversiones cayeron a su nivel más bajo desde abril del 2000, al representar en julio del 2008 el 18,2 por ciento del activo total de estas entidades. Por su parte, la cartera de créditos continúa ampliando su participación, llegando a representar el 65,1 por ciento del activo total.

Durante los últimos dos años, este incremento en la participación de la cartera como proporción del activo total, al igual que la reducción de la participación de las inversiones, ha estado asociado al mayor ritmo de crecimiento económico, al incremento en la aversión al riesgo de los inversionistas internacionales y al comportamiento al alza que han presentado las tasas de interés a nivel local, en especial las de los títulos de deuda pública.

Sin embargo, existen factores que nos hacen pensar que en el mediano plazo esta tendencia de reducción de las inversiones y de incremento en la cartera de créditos pueda reversarse, sin que esto implique llegar a niveles como los de los primeros meses del 2005, en los que las inversiones representaban más del 30 por ciento del activo total de los establecimientos de crédito.

Dentro de los principales factores que identificamos como determinantes de este cambio de tendencia, se encuentra el escenario de desaceleración económica que actualmente está atravesando la economía colombiana. Mientras que en el 2007 la economía creció a una tasa de 8,19 por ciento en términos reales, en el primer trimestre del 2008 el crecimiento económico fue de 4,1 por ciento, a la vez que para el segundo trimestre del año se espera un crecimiento anualizado de 4,7 por ciento de acuerdo con la encuesta realizada por la agencia Bloomberg.

La menor dinámica de la economía local, sumada a los importantes ritmos de crecimiento de los desembolsos de cartera en los primeros meses del año pasado, han generado preocupaciones frente al comportamiento futuro de la calidad de la cartera de créditos, en especial si se tiene en cuente que actualmente el indicador de calidad de cartera se ubica en 3,99 por ciento, frente a un nivel de 3,15 por ciento de un año atrás.

Sin embargo, Corficolombiana considera que este factor no generará una restricción en la oferta de crédito debido a que el incremento en el indicador de calidad de cartera obedece más a un efecto estadístico, que se genera en los momentos en los que se desacelera el crecimiento de la cartera, que a una disminución en la capacidad de pago de los hogares.

Del mismo modo, es necesario tener en cuenta que los niveles actuales de este indicador no son alarmantes (en especial si se compara con las cifras superiores al 15 por ciento que se presentaron al finalizar la década pasada), lo cual nos hace pensar que la menor dinámica del mercado crediticio obedecerá en mayor medida a una caída en la demanda que a una menor oferta por parte de las entidades bancarias.

Aún así, a pesar de considerar poco probable una importante restricción de la oferta de crédito, similar a la que se presentó en los primeros años de esta década, es más posible que el menor dinamismo económico se vea reflejado en el ritmo de crecimiento de los desembolsos de cartera, lo que llevará a que las instituciones financieras destinen los recursos captados a otro tipo de activos, como las inversiones, o que decidan captar recursos del público en una menor proporción, lo que debería generar mayores presiones a la baja en las tasas de interés.

Estas expectativas en torno al comportamiento futuro de las tasas de interés de captación, sumado a las menores expectativas de inflación, hacen pensar que la demanda de las instituciones financieras por títulos de renta fija va a ser cada vez mayor (esto teniendo en cuenta que las menores tasas deberán generar utilidades por valoración de las inversiones negociables en títulos de renta fija).

Un claro ejemplo de esta situación fue el comportamiento de los títulos de deuda pública a lo largo de los últimos dos meses. Como se mencionó anteriormente, tanto la decisión del Banco de la República de incrementar la tasa de interés a 10 por ciento en su reunión de julio, como los resultados recientes del IPC, han empezado a reducir las expectativas de inflación de los agentes, lo que generó un incremento en la demanda de títulos de deuda pública, en especial en la parte media de la curva de rendimientos.

En la medida en que la desaceleración de la economía también se vea reflejada en una menor demanda por parte de los agentes de la economía, y, por ende, en menores presiones sobre el nivel de precios en general, la tendencia a la baja en las tasas de interés va a ser cada vez más evidente para los agentes del mercado.

Si a este factor se le suma que el mercado está esperando reducciones en la tasa de interés de intervención en los primeros meses del próximo año, Corficolombiana considera que el panorama para que se incremente el apetito por títulos de deuda pública está dado.

En conclusión, Corficolombiana cree que con las condiciones económicas actuales, en las que se espera una menor demanda de créditos, un panorama de menor inflación y tasas de interés a la baja; el apetito de las instituciones financieras por títulos de renta fija va a ser cada vez mayor.

En este sentido, la tendencia que se había presentado en los establecimientos de crédito en los últimos dos años (reduciendo sus inversiones e incrementando su cartera de créditos) va a empezar a estabilizarse, sin que esto implique llegar a los niveles de inversiones como proporción del activo que se presentaron durante el 2005 y los primeros meses del 2006.

Siga bajando para encontrar más contenido