Expectativas del Gobierno sobre transporte intermunicipal pasaron de 180 millones a 176 millones de pasajeros

Como le ha venido pasando con otros indicadores, la previsión oficial fue demasiado optimista. Aunque la cifra supera los 172 millones del año pasado, refleja una desaceleración de esta actividad.

POR:
noviembre 04 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-04

Para los empresarios del sector, la situación es consecuencia de varios factores. Uno es el invierno, que ha afectado la mayor parte de la geografía nacional y ha obligado al cierre de importantes carreteras, como la Vía al Llano (Bogotá-Villavicencio).

Adicionalmente, la desaceleración económica de los últimos meses ha venido golpeando la facturación, mientras el encarecimiento de los combustibles obligó a disminuir el número de despachos.

A todo esto se suma el aumento en las ventas de carros y motocicletas durante los últimos años. La comercialización de automóviles alcanzó la cifra récord de 258.463 unidades el año pasado, 28 por ciento más que en 2006, y se espera que en el 2008 llegue a 220.000. En motos, la cifra superó las 400 mil en el 2007, o sea más de mil diarias.

Proponen autorregulación

La Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Intermunicipal (Aditt), que representa a unas 120 empresas de las 470 que operan en el país, reconoce que hay sobreoferta de parque automotor, servicio deficiente en algunos corredores y canibalismo entre compañías, que reducen al mínimo los márgenes de rentabilidad para ganar pasajeros, usualmente en temporada baja.

"Hay un deterioro de la industria de transporte debido a la sobreoferta y a la desorganización de la operación en muchos corredores del país. Se han saturado los horarios y las rutas. Eso ha incidido en una baja rentabilidad para los vehículos y genera un deterioro importante en la calidad del servicio que le estamos prestando al usuario", dice el director ejecutivo de Aditt, José Yesid Rodríguez.

Una de las alternativas para superar las dificultades es un esquema de autorregulación. "Estamos proponiendo la posibilidad de que cada una de las empresas mantenga una oferta equilibrada con la demanda", comenta el directivo gremial.

En otras palabras, se trata de restringir la demanda de manera que los vehículos circulen con el 80 por ciento de sus sillas ocupadas. Actualmente lo hacen con un promedio de 40 por ciento.

Según un estudio del gremio, con la autorregulación cada bus ahorraría 5 millones de pesos mensuales, representados en menor consumo de combustibles, aceites, grasas, llantas y todos los insumos producidos con derivados del petróleo, además de los costos de mantenimiento.

No obstante, para el vocero de Aditt es indispensable que el Estado haga lo propio: "No hay una medida de regulación o congelación del parque automotor del transporte intermunicipal de pasajeros. Es necesario que el Gobierno nos acompañe en ese sentido, que se comprometa a no generar servicios poco eficientes".

La propuesta ya fue presentada al Gobierno y se esperan próximas reuniones con funcionarios del Ministerio de Transporte para analizar la situación. 

Crecimiento del 1 % en el puente

Los transportadores del servicio intermunicipal de pasajeros prevén que para la temporada de fin de año se registrará un incremento muy leve, que ya se siente a juzgar por lo sucedido en Bogotá durante el primer puente de noviembre.

En la capital del país se contabilizaron este fin de semana cerca de 132.000 pasajeros que salieron de la Terminal de Transporte, apenas 1 por ciento más que en el mismo festivo del año pasado.

Un total de 14.289 vehículos estuvo disponible para prestar el servicio intermunicipal desde Bogotá. Uno de los corredores más activos fue el de Ibagué-Girardot-Melgar-Espinal.

El costo del invierno

Además de la menor disponibilidad económica de los viajeros, el invierno también afecta la demanda.

Según explica el director ejecutivo de Aditt, José Yesid Rodríguez Hernández, este año no ha sido la excepción y lo más grave es que las empresas no están en capacidad de perder pasajeros que deciden no viajar porque la vía está bloqueada.

"En esos casos las empresas reportan menos ingresos, pero los costos operativos se mantienen, lo que dificulta la sostenibilidad financiera de los transportadores", subraya el dirigente gremial.

Siga bajando para encontrar más contenido