Experimentar nuevas formas de vivir, la meta

Los psicólogos Mercé Conangla y Jaume Soler proponen, además, encontrar "la melodía única e irrepetible de nuestra propia vida, con pautas como vivir en el tiempo, asombrarse y soñar".

POR:
marzo 12 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-12

Ellos aseguran que es cuestión de elegir: "o dejas pasar la vida, vegetas, lloras, te quejas y eres una carga para los demás o decides seguir aprendiendo, gozando, soñando proyectos y llevándolos a la realidad, experimentando nuevas formas de vivir, mejorar la calidad de nuestras relaciones y aportar algo bello, bueno y sabio a la humanidad".

Los autores no se olvidan de las pérdidas, de la vejez, del sufrimiento, la soledad o la muerte, pues esconderlos no significa que no existan y aconsejan prepararse para estas asignaturas antes de que lleguen. "Es preferible aprender a nadar antes de que naufrague el barco, ya que el pánico no dejará que aprendas en ese momento", puntualizan.

Una buena táctica es preguntarse cada mañana si hoy será el último día de mi vida. "Y así podremos diferenciar claramente entre problemas e inconvenientes, entre lo esencial y lo superfluo y entre la tontería y lo importante".

Algunas personas aseguran que en esta vida no han tenido suerte, "aunque no son conscientes de que la suerte se la fabrica uno mismo y que tú puedes ser lo que quieras, eso sí, pagando los peajes correspondientes".

Tener una buena vida, una buena relación y una buena vejez depende de la valentía con la que afrontemos salir del espacio de la comodidad, huyamos del miedo y accedamos al crecimiento como personas, un esfuerzo que perece la pena", a juicio de sus autores.

La vida es un arte que requiere tiempo, trabajo, esfuerzo y amor, todo ello compartido con las personas allegagadas, por lo que deberíamos analizar la calidad de esas relaciones y responder "si vemos a los demás como rivales o colaboradores", advierten.

Siga bajando para encontrar más contenido