Expo 2010

“¿Y eso cuánto va a costar?”, le preguntó el presidente Álvaro Uribe a Gustavo Gaviria Ángel, cuando éste llegó a ‘venderle’ la idea de que Colombia tenía que estar presente en Expo Shanghái 2010.

POR:
abril 24 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-24

“El problema no es cuánto nos cuesta estar, sino cuánto nos cuesta no estar”, fue la respuesta que le dio al Mandatario el empresario cafetero y asesor del IFC del Banco Mundial. Eso fue a mediados del año pasado. Ahora Gavira alista maletas como embajador en misión especial para Expo Shanghái y comisario general de Colombia, para estar el próximo 1° de mayo en el pabellón del país cuando se abra la feria más grande del mundo. ¿Cómo lo logró? “Presionando y presionando”, dice Gaviria Ángel. Y tocando muchas puertas para sensibilizar a los colombianos sobre la importancia de Asia y China en particular, y para conseguir los recursos. Con la terquedad por delante, convenció a empresarios y entidades oficiales para conseguir los 10 millones que debía invertir Colombia para estar presente durante los seis meses que dura la Expo (termina el 31 de octubre). El ‘plante’ lo puso la Agencia Nacional de Hidrocarburos con un millón de dólares y luego se fueron uniendo la Federación de Cafeteros, Fedesmeralda, Corona, Colcafé, las gobernaciones de Cundinamarca y Antioquia, el Idea, el DNP, los ministerios de Comercio, Relaciones Exteriores, Transporte y Cultura, las alcaldías de Bogotá y Cali, Colciencias y el Sena y Proexport, entre otros. Y eso que hubo grandes ahorros, como el de los 650.000 dólares que valía el arriendo del espacio, pues gracias a gestiones de Gaviria con el Comisario General de la Expo, logró que nos saliera gratis. “Pero además consiguió que la organización nos diera 650.000 dólares para gastos. Ellos autorizan en qué invertirlos y con quién hacerlo. Los hemos usados en cosas como tiquetes, decoración, sonido y de ahí para adelante. Asimismo, el Gobierno chino destinó 500.000 dólares del dinero que le entrega a Acción Social dentro de las cuentas de cooperación de Gobierno a Gobierno, para sacar adelante este proyecto”, comenta Laura Gaviria Halaby, comisaria delegada de Colombia en la Expo. ¿Y por qué tanto afán de estar en Expo Shanghái? “Todavía nos falta entender bien lo que significa China para el futuro y para nosotros. Colombia tiene que profundizar sus relaciones con este país que crece al 9 por ciento anual. Eso implica que ahí hay mucho potencial. Y no hay que llegar a toda China, con que entremos a una de sus ciudades ya es un buen mercado. Por ejemplo, Shanghái tiene 20 millones de habitantes ”, dice el empresario. El pabellón estrella del evento El pabellón de China, llamado ya la Corona de Oriente, está destinado a convertirse en visita turística obligada en Shanghái. Una enorme pirámide invertida roja apoyada sobre cuatro pilares, que imita el estilo ancestral de construcción ‘dougong’, la cual puede verse en lugares míticos de China como la Ciudad Prohibida de Pekín.Su color rojo evoca la tradición y la historia milenaria del pueblo chino, denostadas durante años y recuperadas hace poco como motivo de orgullo nacional. Con más de 120.000 metros cuadrados, el Pabellón Temático, en el que se desarrollará el lema de la muestra, “Una ciudad mejor”, una vida mejor, combina un diseño poco original con innovaciones ecológicas como un tejado recubierto de placas solares que pueden generar 2,8 millones de kilovatios/hora anuales.Continúa en la pág. 5ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido