Exportaciones: más de lo mismo

El país entendió que no podía seguir de espaldas al mundo y que necesitaba del comercio con otras naciones para expandir su economía. Aunque en 15 años se han dado grandes pasos con la suscripción de acuerdos comerciales, lo cierto es que hay aspectos en los cuales hay más de lo mismo: la canasta exportadora y la infraestructura.

POR:
septiembre 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-15

Para el presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz, quizá el gran logro es que un país que solo estaba concentrado en el mercado interno, logró desarrollar una visión hacia fuera y una cultura alrededor del comercio exterior. En 1993, lo único que existía era un mandato constitucional de promover la internacionalización de la economía y de impulsar la participación del país en el proceso de globalización. Por eso se creó el Ministerio de Comercio Exterior, encargado de promover las exportaciones e importaciones. Entonces comenzaron a abrirse las puertas. El relanzamiento de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), en 1996, es uno de los hechos que mayor trascendencia ha tenido para el sector, en la medida en que se convirtió en el paso más importante para fortalecer el comercio con los países vecinos. Desde ese momento, el bloque entra en una etapa de apogeo en la cual se fortalece su institucionalidad y el intercambio empieza a crecer. “Eso logró consolidar muchas normas comunes en los mercados y así empezó a fluir el comercio. Gracias a eso se tienen los volúmenes con Venezuela”, dice el coordinador de Negociaciones Internacionales del Consejo Gremial Nacional, Santiago Pardo. Pero los grandes cambios comenzaron en el 2002. Una de las banderas del gobierno del presidente Álvaro Uribe era reducir el tamaño del Estado. Entre los afectados estuvo el ministerio de Comercio Exterior, que se fusionó con la cartera de Desarrollo Económico. Para expertos en el tema, eso genera beneficios en la medida en que permite un diálogo y un trabajo más estrecho entre el fomento de la industria nacional y de las inversiones en Colombia. Diversificación y claridad en reglas, los retosPara otros, el sabor es agridulce. Analdex considera que se perdió mucho en el tema de comercio exterior sin lograr que se fortalecieran las definiciones frente a la política industrial, es decir, que ambas cosas se diluyeron. De todas formas, se retomó la negociación de los acuerdos comerciales y ahí vino el proceso que, hasta ahora, ha sido el más importante: el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, en una negociación se extendió desde mayo del 2004 a noviembre del 2006. Por esa época comenzaron a aparecer algunas fisuras. Las diferencias en la negociación del Alca no se pudieron solucionar y la integración entre los andinos comenzó a debilitarse. Finalmente, en el 2006, la CAN quedó con un miembro menos y el G3 se convirtió en G2 por cuenta de la salida de Venezuela de ambos grupos. Mientras tanto, el país no se quedó de brazos cruzados y empezó a negociar al mismo tiempo con varios socios: Canadá, Chile, los países Efta (Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein) y los del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, Guatemala y El Salvador). También comenzaron a suscribirse acuerdos de protección a las inversiones y para evitar la doble tributación. Sin embargo, la CAN volvió a ser noticia en las negociaciones para un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, al punto de que el proceso tuvo que ser suspendido en julio pasado porque los andinos no lograron ponerse de acuerdo. 96 es el puesto que ocupa actualmente Colombia en el ranking de países con menos trámites para exportación. ''Se necesita una visión más integral porque aún se piensa que exportar es bueno e importar es malo”. Javier Díaz, presidente de Analdex, es el puesto que ocupa Colombia en el ‘Doing Business’ en trámites de comercio exterior. Diversificación y claridad en reglas, los retos Para el presidente de Analdex, Javier Díaz, se necesita una visión más integral del tema, “porque aún se piensa que exportar es bueno e importar es malo, pero se trata de un asunto en doble vía”. Por lo pronto, hay que concentrarse en varios elementos. En primer lugar, el establecimiento de una política productiva que defina cuáles son los sectores con los que se va a participar en los mercados internacionales. La canasta exportadora ha mejorado, pero hay que diversificar cada vez más no solo en productos, sino en destinos. Para el experto Marcel Tangarife, hay que establecer un marco jurídico que soporte la relación comercial con Venezuela, por encima de las diferencias políticas que existan entre los dos países. Como se recuerda, quedan dos años y medio de las preferencias arancelarias que otorga el vecino país luego de su retiro de la CAN. Con Asia, los retos están concentrados en varias cosas. En primer lugar, la incorporación del país a la Apec. De otra parte, es preciso lograr un acuerdo con Japón para promover las inversiones y el libre comercio, y además con China determinar la forma en que se va a manejar la relación comercial para evitar inconvenientes como la competencia desleal y que se logre la posibilidad de atraer inversión china al país, así como abrir espacios en ese mercado para los productos colombianos. Hacia futuro hay una incógnita frente a lo que pueda pasar con el sistema multilateral del comercio, pues Colombia hace parte de la Organización Mundial del Comercio desde 1995, pero con el fracaso reciente de la última reunión de la ronda de Doha, el país fue uno de los damnificados, particularmente en una disputa por el acceso del banano a la Unión Europea. LUNARES EN EL PAÍS Al país le cogió la noche en logística, tanto así que según el informe ‘Doing Business’, del Banco Mundial, Colombia ocupa el puesto 96 entre 178 economías en trámites de comercio exterior. Para el presidente de Analdex, la infraestructura es una de las áreas que más se ha visto perjudicada por cuenta de la inestabilidad en las reglas de juego. El ejemplo por excelencia son los problemas jurídicos que se han visto con las concesiones. Desde el punto de vista empresarial, Marcel Tangarife, abogado experto en comercio internacional, considera que muchos sectores deben entender que necesitan hacer inversiones en reconversión para no desaparecer en un proceso de apertura, porque tanto en el agro como en la industria hay actividades que siguen necesitando de la ayuda del Gobierno para protegerlos de las importaciones. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido