Exportaciones se deben analizar mes a mes, dicen analistas

Firmas como Credicorp señalan que los bajos precios del petróleo imponen nuevas reglas de juego y aconseja realizar seguimiento intermensual a las ventas externas.

Exportaciones se deben analizar mes a mes, dicen analistas

Archivo Portafolio

Exportaciones se deben analizar mes a mes, dicen analistas

Finanzas
POR:
junio 04 de 2015 - 01:27 p.m.
2015-06-04

Un análisis elaborado por Procolombia, con información estadística del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), mostró que para los meses de enero y febrero de 2015 las exportaciones cayeron 33,8 % frente al mismo bimestre de 2014.

Las ventas externas en los dos primeros meses de 2014 registraron 9.080, millones de dólares, mientras que en el mismo período de 2015 se facturaron 6.008 millones de dólares.

Sin embargo, al separar las exportaciones ‘no mineras’ del grupo ‘mineras y café’, se tiene que el primer grupo presentó una reducción de 41,7 %, mientras que el segundo retrocedió 9,4 %.

Dentro del grupo de ‘no mineras’ se destaca que las Manufacturas e insumos básicos y derivados participaron con 54 %. Le siguieron Agroindustria (36,5 %), Prendas de vestir (8,1 %), Otros (1,1 %) y Servicios (0,3 %).

Por eso, la apuesta del país debe ser aprovechar la tasa de cambio actual para buscar nuevos mercados y diversificar la oferta exportadora.

Portafolio.co se dio a la tarea de consultar algunos analistas y tener un panorama del sector exportador colombiano para abril. Aquí sus perspectivas.

MAPA DE OPORTUNIDADES

En el primer bimestre las ventas externas no mineras se aproximaron a los 2.000 millones de dólares, pero la meta que se ha trazado el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo es “alcanzar 30.000 millones de dólares de exportaciones no minero-energéticas al terminar el 2018”.

Para cumplir con este objetivo, la cartera de Comercio apoyará a las empresas que se atreven a competir para incrementar sus ventas en los mercados internacionales mediante la consolidación de nuevos destinos y la diversificación de la oferta.

Por tal motivo, el Ministerio identificó los productos no minero-energéticos y servicios con mayor potencial exportador por departamento. Así fue como nació el Mapa de Oportunidades.

Con este mapa, la entidad afirmó que “identificamos las barreras a la exportación que hoy tienen que sobrepasar estos productos y servicios. Y definimos cuatro tipos de barreras: 1. Barreras de costo país, 2. Barreras de baja productividad o competitividad a nivel internacional, 3. Medidas no arancelarias y 4. Desconocimiento de los mercados de destino”.

Con estas herramientas se logró consolidar un plan de acción que logrará una mayor diversificación de la oferta exportable del país y así mitigar los bajos precios de los bienes minero-energéticos.

Según Procolombia, en los dos primeros meses de 2015, los principales destinos de exportaciones colombianas no mineras son Estados Unidos (21,9 %), Ecuador (12,7 %), Venezuela (8,6 %), Perú (7,7 %) y Brasil (5,8 %).

En este orden de ideas, Venezuela como socio comercial es clave para el país y no debe perderse esa relación.

El país vecino fue el segundo comprador por muchos años, pero hoy el mercado venezolano ha dejado de recibir los productos colombianos.

Si se tiene en cuenta las exportaciones mineras y no mineras, Venezuela ocupa el sexto lugar en la lista de países destino.

Entonces, para Mincomercio la tarea a realizar es la de reactivar este mercado porque Colombia le vende 2 mil millones de dólares al año.

“El gobierno colombiano se ha enfocado en construir un marco institucional de largo plazo que permita mantener el comercio existente y garantizar una relación con reglas de juego relativamente estables que, en caso de ser posible, permitan aprovechar rápidamente el mercado venezolano una vez recobre su dinamismo”, señaló el Ministerio de Comercio

No obstante, esta cartera invita a las empresas que perdieron ventas en Venezuela a conquistar otros mercados “más estables que representen oportunidades”.

Y recuerda que por medio de los 10 acuerdos comerciales vigentes, las empresas colombianas tienen entrada en un total de 45 países con preferencia arancelaria.

“Es hora de aprovechar esas oportunidades ya abiertas y para eso el Mapa de Oportunidades y la gerencia de las barreras a las exportaciones que se está haciendo desde el Mincomercio es primordial. El llamado es a los empresarios a atreverse a llegar, atreverse a competir”, sugirió Mariana Sarasti Montoya, viceministra de Comercio Exterior.

SECTORES PROTAGONISTAS

Sarasti Montoya cree que la pérdida del liderazgo de las exportaciones petroleras obliga a nuevos sectores a tomar las riendas de las ventas externas del país.

Y en este sentido, el abanico de alternativas abarca desde alimentos y bebidas, pasando por muebles, textiles y confecciones, hasta productos químicos y turismo: “La meta es que al llegar al 2018, 9.000 millones serán exportaciones de servicios”.

Mincomercio sabe que para cumplir estas metas ambiciosas se requiere incentivar y promocionar las exportaciones.

Por este motivo, el Ministerio patrocina las macrorruedas de negocios y las misiones comerciales que maneja Procolombia.

Éstas permiten el acercamiento entre los empresarios colombianos y los compradores en los diferentes mercados internacionales.

“Con la gestión de ProColombia queremos tener mil nuevas empresas exportadoras para 2018”, señaló la viceministra de Comercio.

También está el programa MiPyme Internacional, mediante el cual un asesor orienta a las empresas en el proceso exportador.

Otro incentivo digno de mencionar son los créditos otorgados por banco de desarrollo empresarial y comercio exterior de Colombia (Bancóldex).

El Banco desembolsa recursos para los exportadores y compradores de productos colombianos en el exterior: “El Banco quiere ser un puente entre el empresario, el inversionista extranjero y la banca colombiana, ofreciéndoles un portafolio de productos y servicios acorde con sus necesidades, conocimiento del sistema financiero colombiano y asesoría en operaciones de comercio exterior”, indicó Sarasti Montoya.

Por otro lado, Procolombia realizó un estudio aplicando la metodología Onudi (Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial) que permitió identificar los 56 sectores en los que el país debe enfocar sus estrategias para aumentar las exportaciones no minero energéticas y llegar a la meta fijada por el Ministerio de Comercio Industria y Turismo.

Según Maria Claudia Lacouture, presidenta de Procolombia, “actualmente sólo 3170 empresas exportan de manera constante, nuestra meta es aumentar a mil más esa cifra en los próximos cuatro años. Podemos lograrlo pues hemos identificado que hay por lo menos 2117 empresas en todo el país que tienen productos con potencial exportador o que han exportado en el pasado de manera esporádica”.

PANORAMA EN ABRIL

Alexander Riveros, economista senior de Investigaciones Económicas de Bancolombia, opina que existe expectativa alrededor del efecto de la depreciación de la tasa de cambio real sobre las exportaciones.

En este sentido, es posible que se presente una buena dinámica en las ventas externas que ayudarán a compensar, parcialmente, el deterioro en la balanza comercial.

Bancolombia, teniendo presente los boletines electrónicos de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), estima que las exportaciones diferentes a petróleo en el cuarto mes del año podrían haber crecido 6,7 por ciento con respecto al mismo período de 2014.

Es decir, que las ventas externas del país registrarían 2.055 millones de dólares en abril de 2015.

Por otra parte, Mauricio Hernández, economista de BBVA Colombia, sugirió que las las exportaciones del mes de abril serán de US$3.326 millones.

“Al igual que en meses anteriores, las exportaciones de petróleo tendrán un menor dinamismo. Por otra parte, los demás componentes, tales como industria, agricultura y minería, esperamos estabilidad o ligeros incrementos (no mayores al dos por ciento). Sobresaldrá la agricultura con incrementos que pueden ser superiores al ocho por ciento”, precisó el analista.

Wilson Tovar, gerente de Investigaciones Económicas de Acciones y Valores, espera que en abril el país registre exportaciones por US$3.342 millones, lo que representa un descenso de 22 % en el último año.

Según Tovar, la reciente corrección a la baja en los volúmenes de producción diaria de petróleo (cercana a tres por ciento), sumado a una menor demanda global por el menor dinamismo de economías desarrolladas como Japón y Europa, hace pensar que Colombia sigue expuesta al enfriamiento comercial que ha venido enfrentando en el primer trimestre del año.

Aunque Credicorp Capital no realiza estimaciones sobre el sector exportador, Daniel Velandia, analista y jefe de Investigaciones Económicas, indicó que las exportaciones colombianas seguirán manteniendo un buen ritmo a lo largo del año.

“En general, las exportaciones en abril caerán a una tasa entre 17 por ciento y 25 por ciento interanual. Sin embargo, al mirar el comportamiento intermensual se tendrá un crecimiento de 8 por ciento”, puntualizó el analista de Credicorp Capital.

Por otra parte, Tovar considera que los bienes que presentan mayores oportunidades en los mercados externos son las medicinas y farmacéuticos, los productos animales y vegetales (café, cacao).

“No obstante, resulta necesario reconocer la importancia en las exportaciones de los alimentos y las bebidas”, indicó el analista.

Así mismo, Daniel Velandia concuerda en este último punto y subraya que el café presentará tasas positivas, mientras que los derivados del petróleo seguirán reduciendo su participación en las exportaciones.

‘TASA DE CAMBIO AJUSTADA A LAS CONDICIONES’

La tasa de cambio en la actualidad ofrece oportunidades para los exportadores que exigen una respuesta agresiva en materia comercial de los empresarios colombianos para intentar aumentar la participación de mercado.

“Una empresa debe tener una estrategia exportadora clara que no dependa de los vaivenes de la tasa de cambio. Un ejemplo claro de ello es el caso de Piscícola Nueva York, una empresa huilense que lleva pescado fresco a grandes restaurantes desde hace años, incluso cuando la revaluación del peso era la constante en el mercado, alcanzando resultados sorprendentes”, señaló Tovar.

Así mismo, el analista de Acciones y Valores consideró que este es el momento para que los empresarios aprovechen y compensen la temporada de ‘vacas flacas' de los últimos años, cuando el dólar estuvo por debajo de 2.000 pesos.

Velandia cree que una cotización del dólar entre 2.400 y 2.500 pesos es “favorable para importadores y exportadores colombianos”.

“Cuando el dólar estuvo en 2.600 pesos, los exportadores vieron como encarecían sus costos, debido a que muchos de los insumos se compran en dólares. Por eso, un nivel de 2.400 para la tasa de cambio hace que el país sea competitivo”.

Desde BBVA Colombia, creen que el impacto de la tasa de cambio sobre las exportaciones no mineras no será inmediato.

“La estructura de la producción se irá adaptando al mayor nivel del tipo de cambio y tendrá impactos positivos de la mayor competitividad y cambiará en el mediano plazo”, concluyó Hernández.

Por su parte, Riveros señaló que la estimación del nivel de tasa de cambio propuesta por Investigaciones Económicas de Bancolombia se encuentra ajustada a las condiciones macroeconómicas y financieras del país y del entorno internacional: “Pronosticamos que el tipo de cambio cerraría el año en 2.540 pesos”.

‘CUELLOS DE BOTELLA’

Ante un panorama marcado por la volatilidad del dólar y la reducción en las ventas externas de hidrocarburos, el Gobierno está obligado a eliminar los obstáculos que enfrentan los empresarios.

Tovar, por ejemplo, cree que el Ministerio de Industria y Comercio debe articularse con los gremios para generar un ‘plan de choque’ que impulse debidamente la actividad exportadora y que aproveche la volatilidad del dólar.

Es decir, como lo dijo la viceministra Mariana Sarasti, estamos en un momento en que la tarea principal es "facilitar el comercio en todas sus dimensiones”.

Sebastian Rojas
@jusebroj
Portafolio.co