Los bajos precios de los minerales
no desaniman a los exportadores

A pesar de que el valor de las exportaciones de ferroníquel y carbón disminuyó,
la producción aumentó en los dos primeros meses del año.

Exportación de minerales

Las mineras colombianas siguen exportando a ritmos de años anteriores para compensar con producción los bajos precios de los ‘commodities’ que se producen en el país.

Archivo particular

Finanzas
POR:
Portafolio
abril 11 de 2016 - 09:18 p.m.
2016-04-11

Los bajos precios internacionales de los minerales no han hecho que los productores colombianos se desanimen, exploten menos y disminuyan las exportaciones de los mismos. Al contrario, en casos como el ferroníquel las exportaciones aumentaron si se compara el periodo enero-febrero de este año con el del 2015.

De los cuatro minerales que más exporta el país: el carbón ha sido el único que ha disminuido levemente la producción, acumulado a febrero, con 11,2 millones de toneladas, poco menos del tres por ciento de lo que explotó durante el mismo periodo de tiempo del año pasado, a pesar de que el precio del mismo cayó 16,5 por ciento, durante el último año; lo que se refleja en el valor de las exportaciones, el cual bajó de 747,3 millones de dólares a 522,2 millones, alrededor de 30 por ciento menos.

El caso del ferroníquel demuestra que los productores colombianos no quieren dejarse llevar abajo por los mínimos precios del metal a nivel internacional, pues su producción aumentó de 16.403 toneladas a 18.336 toneladas, cerca de 11 por ciento; pese a que el valor del mineral cayó 39,7 por ciento durante el último año, por lo que el valor de sus ventas al exterior disminuyó de 71 millones a 39 millones de dólares.

El oro que se produce legalmente, en cambio, aumentó su exportación en una tonelada respecto a los dos primeros meses del año pasado, al pasar de cuatro a cinco toneladas, mientras que el valor de las ventas al exterior aumentó de 115 millones de dólares a casi 138 millones, en parte por los altos precios que ha alcanzado durante este periodo de tiempo.

Las esmeraldas son un caso aparte, constituyen el mineral que más aumentó su valor en ventas desde los 7 millones de dólares hasta los 26 millones en el lapso de un año.
La tendencia en los precios viene desde el año pasado, cuando las ventas en dólares de ferroníquel, oro y carbón en conjunto registraron variaciones negativas superiores al 30 por ciento, de acuerdo a cifras de la Asociación Colombiana de Minería (ACM).

Entre las exportaciones mineras, las esmeraldas y la industria básica de metales preciosos y no ferrosos ganaron participación en comparación con el 2014.

La caída en valor de los minerales que exporta el país fue dramática en el 2015, al perder 31,6 por ciento, el segundo peor rubro después del petróleo, cuyo valor en ventas disminuyó 50,8 por ciento.

Tanto fue el impacto, que el petróleo redujo su participación en el valor de las ventas al exterior del país, al pasar del 53 al 40 por ciento en la canasta, mientras que la minería como tal disminuyó del 19 al 20 por ciento, comparado con el 2014.

A pesar de que se espera que los precios internacionales de minerales como el carbón y el ferroníquel sigan a la baja o, por muy bien que les vaya, se mantengan, los principales productores de estos en el país esperan compensar los precios bajos con una mayor producción.

No es lo mismo para el oro, cuyo valor se espera que permanezca al alza, en el primer trimestre de este año tuvo su mayor aumento de los últimos 30 años, a medida que continúe la volatilidad económica y geopolítica y siga ocupando su lugar de siempre: el de valor refugio.

La industria le ha hecho un llamado al Gobierno Nacional para que le rebaje la carga tributaria, la segunda más alta en la región y con un ‘Government Take’ en algunos casos del 80 por ciento de acuerdo a la ACM, para poder seguir operando en estos tiempos de crisis.

Los presidentes de las grandes productoras del país como Cerrejón y Cerromatoso manifestaron que ya han tomado todas las medidas para operar con precios bajos y mantenerse en esta coyuntura.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio