Una exposición que transita entre lo macabro y lo violento

Berlín/EFE. Un Bambi seccionado en dos, una cerdita Peggy hecha picadillo y un Bugs Bunny atravesado por un tenedor sirven a la artista alemana Patricia Waller como metáfora artística de la malicia, la violencia y la inevitabilidad de los desastres.

POR:
mayo 15 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-15

Waller, que nació y vivió en Chile hasta los cuatro años, busca plasmar con sus figuras tanto “la empatía como el regocijo macabro” que generan las desgracias ajenas. Las coloridas y maltratadas figuras de la artista forman parte de Bad Luck (Mala Suerte), la exposición que Waller exhibirá desde la próxima semana y hasta el mes de julio en la galería Deschler de Berlín, una alegoría de la vulnerabilidad de la vida, tanto la humana como la animal. “Mis piezas son una muestra de la violencia que ejercemos, la que experimentamos y la que nos encanta consumir”, señaló. Personajes de cuentos de hadas, de cómics, de leyendas infantiles y del imaginario de Disney son mutiladas, aplastadas o trituradas como ofrenda al placer de la destrucción. “¿Quién no ha deseado alguna vez que el lobo devore a Caperucita Roja?”, reza el catálogo de la muestra. Esa fascinación por la muerte y la atrocidad es, para la Waller, una de las características de la cultura contemporánea, marcada por la “hiperviolencia” exhibida por los videojuegos, la televisión y el cine que ha llevado al público a “perder su noción de la realidad del dolor”. Waller, de 47 años, ha optado por recurrir a figuras de la cultura pop claramente reconocibles para favorecer su “redescubrimiento” por parte del espectador pero también aprovecha para denunciar las “matanzas" que sufren animales anónimos en beneficio del bienestar y de un jardín bien cuidado”. “Solo hay que recordar la cantidad de sangrientas imágenes de la Crucifixión de Cristo que se han pintado a lo largo de los siglos”, apuntó la artista, quien dedicó dos años a componer las figuras y fotografías que integran la muestra. Nadie está a salvo del todo Bajo el epígrafe ‘Accidentes’, la muestra repasa la infinidad de percances inesperados y brutales de los que se puede ser víctima. “Creemos que tenemos controlada nuestra vida y ocurre algo que lo cam- bia todo. Los accidentes pueden pasar y pasan cuando uno menos se lo espera”, dice Waller.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido