¿Hasta cuándo se extenderá la crisis económica en E.U.?

Tras su inicio a mediados del año pasado, la crisis hipotecaria en Estados Unidos ha generado un deterioro en los mercados financieros y en el sector real de este país. Pese a los esfuerzos realizados por el Gobierno y la Reserva Federal para contener los efectos de esta crisis, los mercados siguen reaccionando negativamente a esta coyuntura. En este sentido, la principal preocupación a nivel global gira en torno a la posibilidad de una mayor profundización de la crisis económica y los efectos que ésta pueda tener sobre las economías a nivel global.

POR:
noviembre 06 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-06

De acuerdo con las cifras avanzadas publicadas por el Bureau of Economic Analysis el jueves pasado, el producto interno bruto presentó una caída anualizada de 0,3 por ciento en el tercer trimestre de 2008, frente a un crecimiento de 4,8 por ciento en el mismo periodo de 2007. Las mayores contribuciones a la caída del PIB las ejercieron el consumo personal (-2.25 puntos porcentuales), la inversión residencial (-0.72 pp) y la inversión en equipos y software (-0.40 pp). Ahora bien, aunque las exportaciones siguen contribuyendo positivamente al crecimiento (0,68 por ciento), presentaron una desaceleración importante este trimestre, al crecer a una tasa anualizada de 5,9 por ciento (frente a 23 por ciento en el mismo periodo de 2007 y 12,3 por ciento en el segundo trimestre de 2008). Lo anterior, unido al comportamiento de las importaciones, que presentaron un avance importante en materia de crecimiento al pasar de una caída de 7,3 por ciento en el segundo trimestre, a caer 1,9 por ciento en el tercer trimestre, genera preocupaciones en torno al deterioro de la balanza comercial de este país, más aun si se tiene en cuenta la apreciación esperada del dólar en lo que resta del año y en 2009. Adicionalmente, los indicadores adelantados de la economía continúan evidenciando una desaceleración de la actividad económica estadounidense en lo que resta del año, por lo que las estimaciones en torno al crecimiento del PIB durante el 2008 se ubican sustancialmente por debajo del crecimiento promedio de la última década (2,9 por ciento). El Fondo Monetario Internacional en su World Economic Out estima un crecimiento del PIB estadounidense de 0,5 por ciento para 2008, mientras que The Economist estima que el PIB de este país crecerá 0,8 por ciento durante el mismo periodo. En lo corrido del año, la producción industrial ha caído a un ritmo promedio de 0,5 por ciento mensual, mientras la actividad manufacturera (medida por el ISM manufacturero) ha caído 10,1 por ciento. Es importante destacar que el índice manufacturero se ubicó en septiembre en su nivel más bajo de los últimos cinco años (43,5 unidades), nivel que es una clara muestra de crisis en el sector (de acuerdo con la metodología del índice, niveles inferiores a las 50 unidades representan desaceleración en la actividad manufacturera). Por otro lado, las construcciones iniciales de vivienda continúan desmoronándose de manera importante, en lo corrido del año éstas presentaron una caída de 18 por ciento y desde el inicio de la crisis en agosto de 2007 han caído 39 por ciento. La desaceleración en el sector industrial y en la construcción, entre otros sectores, ha generado un incremento significativo en los niveles de desempleo en Estados Unidos. El cambio en nóminas no agrícolas presentó la mayor caída desde 2003 al ubicarse en -159.000 en septiembre, lo cual influenció el incremento de la tasa de desempleo de este país a niveles del 6,1 por ciento en septiembre (los más altos de la última década). Bajo este escenario, la confianza de los consumidores se ha desplomado de manera importante durante el último año. El índice de confianza del consumidor publicado por la Universidad de Michigan se ubicó en octubre en 57,6 unidades, lo que representa una caída de 23,7 por ciento en lo corrido del año. Sin duda alguna, el principal afectado en esta crisis económica ha sido el consumo de los hogares. Las ventas al por menor han disminuido en promedio 0,15 por ciento mensual en lo que va corrido de este año, mientras el gasto personal presentó su primera caída en cinco años, al presentar una variación de -3,9 por ciento anualizado en el tercer trimestre. En Corficolombiana consideramos que en la medida en que se sigan desembolsando los recursos del Tarp e ingrese mayor liquidez a la economía estadounidense, reducirán los temores del mercado en torno a la profundización de la crisis financiera, y la actividad económica deberá presentar una leve recuperación durante el primer trimestre de 2009.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido