Extraña rectificación

Extraña rectificación

POR:
octubre 16 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-16

En la ceremonia celebrada el pasado 12 de octubre en Campo Ballenas, frente al litoral guajiro, a la que concurrieron los presidentes de Colombia, Ecuador y Venezuela para dar por inaugurado el primer tramo del gasoducto ‘Antonio Rica-urte’, nuestro país hizo un anuncio -o mejor, una rectificación- desconcertante: solicitó formalmente su ingreso al Banco del Sur. Esta iniciativa financiera que ha sido promovida por el presidente Hugo Chávez y que cuenta con el apoyo de otras naciones de la región, hace parte de la activa diplomacia financiera que febrilmente viene desplegando en toda la región latinoamericana el régimen de Caracas. El pronunciamiento resultó sorpresivo porque hace pocas semanas el Ministerio de Hacienda había anunciado en un encuentro internacional que Colombia no participaría en esta iniciativa multilateral, cuya acta de nacimiento fue expedida recientemente. En aquella ocasión el propio Óscar Iván Zuluaga explicó que no juzgaba necesaria ni conveniente la creación de una nueva entidad de crédito de este tipo, pues con las que ya existen es suficiente. De hecho, diversos analistas consideran que la región está ya bien servida con dos instituciones de gran eficiencia e importancia: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina de Fomento (CAF) que, junto con el Banco Mundial, tienen un amplio espacio para proveer recursos. En las dos primeras organizaciones el país ejerce una clara influencia, pues una de ellas es dirigida por un colombiano, y los programas de crédito que existen con ambas son de tal magnitud que, de hecho, son las principales fuentes de recursos multilaterales con que cuenta Colombia. Dicho lo anterior, es claro que el problema que tienen estos organismos en el mundo actual es que su capacidad de préstamo supera ampliamente las solicitudes que reciben, particularmente de los llamados países de ingreso medio, pues hay abundantes recursos, muchas veces disponibles a menor costo, más rapidez y con menos requisitos. Pero esas circunstancias no impedirían que, si la decisión del país fuera aumentar su endeudamiento externo, encontraría una respuesta favorable tanto en el BID como en la CAF. Por tales razones, la voltereta colombiana luce como una concesión innecesaria que la diplomacia local o la Casa de Nariño creen indispensable hacer para complacer al Gobierno de Hugo Chávez. Y si bien el ambiente en la Guajira fue de gran cordialidad y las relaciones colombo-venezolanas pasan por un gran momento, probablemente no era necesario ir tan lejos. Por tal motivo, no falta quien haya señalado que los costos de haber aceptado que el mandatario del país vecino tenga un rol estelar en la mediación para alcanzar un acuerdo humanitario, están comenzando a pagarse con decisiones como ésta, que pueden salir muy onerosas. Así, todo preludia que el Banco del Sur será una más de las muchas entidades burocráticas que se han creado en el pasado en la región sin mayor utilidad práctica, inspiradas más en finalidades políticas que técnicas, y que terminan fracasando. Para la muestra está el caso de hace algunos años, cuando fue creado un banco multilateral de cooperación en Centroamérica y las Antillas, del cual terminó retirándose Colombia con grandes pérdidas y sinsabores. Con los vecinos hay que mantener buenas relaciones y tanto más tratándose de Venezuela. Aparte del tema del intercambio, es claro que está en juego el regreso de Caracas a la Comunidad Andina y la posible solución del diferendo limítrofe que ha enturbiado las relaciones binacionales durante décadas. Pero hechas esas consideraciones, todo indica que la oferta de Colombia no era necesaria ni resultaba clave para el éxito de la reunión de la semana pasada. Ahora el problema será para el Ministerio de Hacienda, que deberá apropiar los recursos necesarios para suscribir acciones de una entidad que muy probablemente será más fuente de dolores de cabeza que de satisfacciones. La solicitud de ingreso de Colombia al Banco del Sur, hecha la semana pasada, resulta un anuncio desconcertante".

Siga bajando para encontrar más contenido