Exxon falló, pero una pequeña firma cree que hallará gas a 10.000 metros

Exxon falló, pero una pequeña firma cree que hallará gas a 10.000 metros

POR:
julio 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-25

McMoRan Exploration Co. está liderando un nuevo esfuerzo para encontrar gas natural en lo que alguna vez fue el hoyo seco más profundo del mundo. Exxon Mobil Corp. abandonó el legendario prospecto Blackbeard en el Golfo de México en 2006 después de perforar más de 9.144 metros sin resultados. Pero los altos precios de la energía han envalentonado a la industria, estimulando la reexploración de proyectos que habían sido abandonados.

A inicios de este año, el copresidente de la junta directiva de McMoRan, James R. Moff ett, conocido por su inclinación hacia las grandes apuestas, decidió que el sitio merecía otro intento. Casi todos los yacimientos del Golfo descubiertos en la última década están a miles de metros en las profundidades del mar. Si Blackbeard resulta ser un gran depósito de gas, puede desencadenar un frenesí de perforaciones en las aguas poco profundas del Golfo y McMo- Ran, que tiene los derechos para perforar en la zona aledaña, estaría en una posición privilegiada.

McMoRan ha estado perforando en Blackbeard desde marzo. La semana pasada, la empresa con sede en Nueva Orleans informó que ya estaba por debajo de los 9.921 metros, la penetración más profunda en la tierra que se haya registrado jamás, según IHS Inc., una empresa de datos de ingeniería y energía. Y sigue perforando.

Pero las petroleras no perforan para marcar récords. Justifi can su inversión cuando hacen un descubrimiento comercial. Moff ett dice que cree que Blackbeard podría tener gas equivalente a entre 300 millones y 2.000 millones de barriles de petróleo, lo que podría convertirlo en uno de los mayores hallazgos en años.

Sin embargo, nada es seguro hasta que el gas empiece a fluir y Exxon, uno de los productores tecnológicamente más avanzados del mundo, fracasó en el lugar. Exxon no quiso hablar sobre su experiencia en Blackbeard, pero la empresa  debió tener una buena razón para abandonar el pozo, sostiene Alan Verrett, director ejecutivo de la Comisión de Operadores en Alta Mar, una asociación de energéticas que operan en el Golfo.

"Ellos no se rinden bajo presión. Vieron algo que los hizo desistir", señala Verrett.

El potencialmente enorme yacimiento sin explotar de Blackbeard ha atormentado por mucho tiempo a las petroleras. Pero si es que posee gas, está tan profundo que muy pocas han podido asumir el reto.

A principios de 2005, Exxon decidió intentarlo. En un esfuerzo que paralizó a la industria, la empresa perforó por 20 meses hasta una profundidad de 9.164 metros.

En agosto de 2006, antes de que el pozo llegara a su meta de profundidad, Exxon abandonó el esfuerzo y tapó el pozo. En ese momento, el ejecutivo de Exxon Jeff Johnson les explicó a los inversionistas que la considerable presión y las altas temperaturas altas estaban ocasionando el colapso del pozo, aumentando los temores de una peligrosa explosión.

Si los informes de la industria son correctos, Exxon gastó más de US$200 millones en el pozo, convirtiéndolo en uno de los hoyos secos más costosos que se hayan perforado.

Exxon no confirmó la cifra.

La industria está llena de fracasos costosos, pero Blackbeard es demasiado tentador como para abandonarlo, especialmente en el ambiente actual de precios récord, donde vale la pena explorar cualquier prospecto razonablemente promisorio.

Moff ett, el fundador de 69 años de McMoRan Exploration, es un geólogo que asume riesgos. Él descubrió la gigante mina de cobre y oro Grasberg, en Indonesia, que dio a luz al gigante minero global Freeport-McMoran Copper & Gold Inc. La empresa de exploración petrolera fue escindida de los activos mineros en 1994.

En agosto, McMoRan pagó US$1.100 millones por un paquete de activos en aguas poco profundas del Golfo de México, incluyendo a Blackbeard. Tras estudiar su geología, Moff ett concluyó que el lugar era similar a otros pozos perforados con éxito por otras empresas en partes más profundas del Golfo.

El trabajo más difícil, perforar 9.144 metros, ya lo había hecho Exxon, le dijo Moff ett a los inversionistas. Él calcula que si McMoRan decide seguir perforando hasta los 10.670 metros, les costará unos US$75 millones.

Para el proyecto, McMoRan se asoció con Energy XXI Ltd., que pagó US$5,5 millones por una participación de 20% en el pozo. Plains Exploration & Production Co. compró 35% por US$9,7 millones. Eni SpA ya poseía otra parte.

"Somos muy optimistas", declaró Moff ett hace poco. "Pero recuerden que soy geólogo y tengo que ser optimista para hacer este trabajo".

Siga bajando para encontrar más contenido