La fábrica editorial, en campaña

Hilary Clinton no está. Ella, que era la reina hasta agosto incluso en la sección de estilos de peinados, ha desaparecido de los estantes políticos de las librerías. Lo de hoy es Barack Obama, sus sueños, sus audacias, sus mentiras y hasta sus peligrosísimos amigos. Solo en novedades hay ocho títulos nuevos relacionados con Obama y su esposa Michelle.

POR:
noviembre 01 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-01

El ex presidente Bill Clinton acaba de entrar a la lista de los ‘recién llegados’. Bajo el título En la búsqueda de Bill Clinton se disputa espacio con los libros de Obama y las publicaciones de última hora de Sarah Palin. En la búsqueda de Bill Clinton es una historia donde el psicólogo John Gartner intenta explicar y entender “cómo este hombre super talentoso pudo arriesgar sus logros por Mónica Lewinsky”. Sí, la becaria ya hace casi una década que dejó de ser noticia de primera página, pero todavía sigue fascinando como objeto literario en Estados Unidos. También está McCain, pero por ser ya considerado un antiguo activo de Washington, los escritores no lo están convirtiendo en un libro abierto. Sin embargo, su hija Meghan McCain sí quiere sacarle partido al momento y ganar algunos miles de dólares. Ella acaba de publicar Mi papá, John McCain, así se une a la zaga de hijos de candidatos y presidentes que escriben sobre su familia y sus famosos progenitores, más en tiempos de campaña El hombre de la gente, El verdadero McCain y por qué los conservadores y los independientes no confían en él, son algunos de los títulos que salieron a la luz en los últimos meses, y que entre otros detalles exploran el fin de la luna de miel entre el candidato y la prensa. McCain solía llamar a los medios ‘su base’. Ahora esa base es de Obama. La elección de Palin como binomio y la crisis económica terminó de convertir a los candidatos republicanos en una eterna sátira en la prensa liberal y hasta en alguna conservadora. Joe Biden tiene su libro, de puño y letra Promesas para mantener en la vida y en la política, pero está entre los del montón. Al igual que McCain, el candidato vicepresidencial demócrata es parte del club de los ‘viejos muchachos’ de Washington, que no provocan suficiente apetito literario. Palin es un excelente sujeto para derrochar tinta a raudales, y los rollos de papel de la fábrica de literatura política empiezan a rodar con la seguridad de que se convertirá en el gran negocio en tiempos de crisis. Ella ya está en los estantes con Terminatrix (Exterminadora), una parodia de fotos de montaje con textos que sobreexplotan las meteduras de pata de la candidata. Cazadora, napoleónica, Venus, constitucionalista, dictadora y sabia son algunos de los caracteres que se exponen sobre ella en la publicación de bolsillo. Literatura fetiche sobre uno de los personajes que irrumpió en la vida pública del país, que ya es un ídolo entre los ultra conservadores. Es la candidata ‘super sexy’ de todos los tiempos. Sarah: cómo una madre que ama el Hokey puso patas arriba el establishment, Sarah Palin, un nuevo tipo de líder, Dios, plegarias y Sarah Palin y Sarah Palin: la barracuda de Alaska, es lo disponible. Pero en Barners&Noble, Borders y la tienda virtual Amazon son el país de Obama. Empezando por títulos escritos por él mismo: Sueños de mi padre y Audacia y esperanza que se publicó el año pasado. De esta última obra ya ha vendido 500 mil copias; ningún político ha alcanzado estas cifras. El espectro editorial sobre Obama es inagotable en revistas, caricaturas y calendarios, favorables a este personaje de origen exótico y nombre extraño. El cambio en el que podemos creer es el último libro de Obama, una revisión de sus opiniones sobre educación, Internet, ambiente, economía, infancia. Según, Amazon, empieza a ser uno de los más vendidos. No todo es favorable para él. La Nación Obama y Obama, la audacia del engaño son dos libros que estos días compiten en ventas, mientras intentan desmitificar al hombre y al político que está a un paso de convertirse en presidente de los Estados Unidos. '' Obama cometerá errores, pero es un hombre que escucha y aprende”. The Economist ‘The Economist’ vota por Barack Obama El influyente semanario británico The Economist tomó partido a favor del candidato demócrata Barack Obama en las elecciones presidenciales estadounidenses del 4 de noviembre. Obama “ha bosquejado el retrato más detallado y convincente de un futuro mejor para Estados Unidos y el mundo”, escribió The Economist en un editorial, en el que considera que el candidato es un desafío que Estados Unidos debe aceptar. “Ha hecho campaña con más estilo, inteligencia y disciplina que su adversario (el republicano John McCain). Queda por ver si puede concretar su inmenso potencial. Pero Obama merece la Presidencia”. Poco antes de las últimas presidenciales estadounidenses, en 2004, el semanario -que tiene una difusión mundial de 1,3 millones de ejemplares, 680.000 de ellos en Estados Unidos- apoyó al entonces candidato demócrata John Kerry y no la reelección de George W. Bush. “The Economist no tiene voto, pero si lo tuviera, se lo daría a Obama. De todo corazón. El candidato demócrata ha mostrado claramente que ofrece la mejor alternativa para restaurar la confianza propia estadounidense”, añadió el editorial. En su edición más reciente, subrayó que Obama y McCain “ofrecen la esperanza de una redención nacional” a Estados Unidos, país que describe como “infeliz, dividido y a pique”. Según The Economist, si Obama es elegido presidente, acabará con una serie de mitos acerca de Estados Unidos: “los propagadores del odio en el mundo islámico lo tendrán más difícil si el país está liderado por un hombre negro cuyo segundo nombre es Hussein”. Así mismo, a nivel doméstico, la victoria del demócrata también “mitigará la herida racial dejada por la historia estadounidense”. AFP WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido