Fabricantes alemanes de autos, en busca de alianzas para bajar costos y reducir emisiones

Tras explosión del mercado de autos pequeños, los alemanes -especialistas en altas cilindradas- están obligados a aliarse con grupos extranjeros para seguir siendo competitivos, según los analistas.

POR:
abril 07 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-07

Desde principios de año, las empresas automovilísticas alemanas han multiplicado los anuncios, empezando por el número uno europeo Volkswagen, que compró el 20 por ciento de la japonesa Suzuki.
   
El líder mundial de vehículos de alta gama BMW indicó poco después la continuación de su colaboración con PSA Peugeot-Citroën. Los dos grupos ya produjeron 1,3 millones de motores en forma conjunta desde 2006 y quieren ampliar el campo de su colaboración a otras áreas.
   
Este miércoles fue el turno de Daimler, el constructor de Mercedes-Benz, de aliarse con la dupla franco-japonesa Renault/Nissan.
   
"Esta cooperación no tiene nada de sorprendente", estima el analista Frank Schwope, de Nord LB, ya que a su entender BMW y Daimler no tienen más elección que firmar alianzas para bajar sus costos y preparar la llegada de los vehículos eléctricos.
   
"En Alemania había hasta el momento dos constructores que trabajaban solo en lo alto de la gama, BMW y Daimler, y que ahora están obligados a proponer vehículos pequeños", explica de su lado Willi Diez, director del Instituto Económico del Automóvil.
   
En efecto, con la crisis económica los consumidores se han volcado a modelos más modestos.
   
Sujetos a normas europeas más estrictas en materia de contaminación, los constructores de alta gama se ven así forzados a vender más vehículos pequeños para hacer bajar su media de emisiones de CO2, agregó Diez.
   
Pero los alemanes se encuentran en desventaja por costos de producción elevados, un factor mucho más decisivo en los pequeños modelos que en los vehículos de alta cilindrada.
   
El costo por hora de un obrero automotor es 50 por ciento más elevado en Alemania que en Francia, según Dudenhöffer, lo que refuerza el interés de una alianza en el exterior.
   
De todos modos, los constructores de alta gama siguen siendo celosos respecto de su independencia.
   
BMW, que construyó su reputación sobre la base del desempeño de sus motores, quiere desarrollar solo su nuevo vehículo pequeño.
   
El caso de Volkswagen es diferente, juzgan los analistas.
   
El gigante de Wolfsburgo, que produce tanto autos de lujo Porsche como pequeños modelos, desarrolla "módulos" comunes a todas sus marcas y obtiene así ahorros importantes.
   
A largo plazo, los vehículos Volkswagen deben estar integrados en dos terceras partes por esos "módulos" comunes.
   
El desafío de la alianza con Suzuki es "implantarse en el mercado indio", uno de los más dinámicos junto con los de China y Brasil, donde ya está presente, explica
Diez.
   
Las cooperaciones tienden además a preparar la llegada de los vehículos eléctricos, para los cuales los alemanes se encuentran muy retrasados a raíz de haberse centrado en la mejoría de sus modelos diesel.

Siga bajando para encontrar más contenido