Hacen falta $11 billones para reparar los daños del invierno

Se necesita el doble de los recursos del presupuesto nacional para recuperar las zonas afectadas.

Cortesia Vanguardia liberal

Ola invernal

Cortesia Vanguardia liberal

POR:
diciembre 11 de 2011 - 12:47 p.m.
2011-12-11

Para reconstruir las zonas afectadas por el fuerte paso del invierno, el país destinará 4,6 billones de pesos anuales hasta el 2014, la quinta parte del presupuesto asignado por el Gobierno para el próximo año a los sectores de educación y defensa.

Con esos 14 billones de pesos y un billón de pesos adicionales para estructuración de proyectos, comenzará, a mediados del 2012, el proceso de reconstrucción de los 1.060 municipios y 23 departamentos golpeados por el fenómeno de la Niña.

El presupuesto, según Cecilia Álvarez, directora del Fondo de Adaptación, encargado de las obras de largo plazo y mitigación del cambio climático, es muy limitado si se tiene en cuenta que los proyectos postulados por los alcaldes, los gobernadores y los ministerios superan los 25 billones.

"Hubo un barrido inicial, a comienzos de este año; revisamos que no haya proyectos duplicados para luego pasar a priorizar", explicó Carmen Arévalo, subgerente de regiones del Fondo, y anotó que un conjunto de obras ya tiene el visto bueno de la junta directiva de la entidad.

Entre esas estarían 800 escuelas, 300 centros de salud, 109.000 viviendas y un grupo de vías primarias, que son las que conectan a los grandes municipios con las capitales.

"Serán 4.800 aulas en todo el país, principalmente en los departamentos más afectados, como Bolívar, Atlántico, Córdoba y Chocó", dijo Álvarez y aseguró que las nuevas escuelas tendrán bibliotecas y laboratorios. "Buscaremos en todos los proyectos que la reconstrucción sea mejor que lo que el país tenía antes del invierno".

Las carreteras serán las más demoradas porque requieren estudios técnicos y diseños. Sobre la mesa del Fondo está la posibilidad de mejorar la transitabilidad por la vía Honda-Mariquita-Manizales como ruta alterna a La Línea, que hoy sigue afectada por los derrumbes.

"También tendremos vías necesarias para garantizar la comunicación entre los puertos y los centros de producción y obras que ya fueron identificadas de gran importancia, como el jarillón de Cali, el canal del Dique, La Mojana, los ríos Magdalena y Bogotá y el puente de Gambote, en Bolívar", dijo Arévalo.

Agregó que, a diferencia del Fondo de Calamidades, que atendió 3.710 solicitudes de emergencias con 830.000 millones de pesos en el menor tiempo posible, el de Adaptación les dará prioridad a la calidad, el diseño y la gestión de riesgos.

"Uno entiende la angustia de la gente, pero hay que hacer las cosas bien para que dentro de dos años no tengamos los mismos problemas", comentó la funcionaria.

Según Everardo Murillo, gerente de Colombia Humanitaria, para acelerar la ejecución de las obras será necesario "pensar en una entidad que acompañe a los gobiernos locales y regionales y articule los esfuerzos institucionales".

Recomendó crearla el próximo año cuando alcaldes y gobernadores electos revisen sus planes de ordenamiento territorial y los integren con los planes de riesgo.

El impacto en el crecimiento

Pese a lo que muchos creen, el efecto del invierno sobre el crecimiento de la economía no tendrá un impacto tan devastador en las cifras del 2011. El Departamento Nacional de Planeación (DNP) proyecta que el impacto de las lluvias sobre el crecimiento económico será de solo 0,15 por ciento, toda vez que en el 2010, cuando las inclemencias del tiempo fueron mayores, fue de 0,2 por ciento.

Entidades de investigación como Fedesarrollo, si bien dijeron que el coletazo del invierno sobre el PIB sería de 0,4 por ciento a la baja, cambiaron su pronóstico al observar el buen comportamiento que ha tenido la demanda interna a lo largo de todo el año.

El impacto mayor se sentirá en el 2012, señaló Fedesarrollo, pues las copiosas lluvias golpean la economía en forma rezagada. Por lo general, el invierno le pega más duro al Producto Interno Bruto (PIB) agrícola, pero otro de los sectores que se resienten es el de la minería, por las dificultades que generan los daños en las vías del país para sacar los productos de los lugares donde se explota el subsuelo.

Para los próximos días está prevista la divulgación de la investigación de la Cepal y el BID, que dará las cifras reales del invierno. Mientras tanto, el cálculo del DNP es que el PIB en el año será de 5,5 por ciento y que las exportaciones crecerán 25 por ciento.

CHRISTIAN PARDO QUINN
MARTHA MORALES MANCHEGO
REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido