Falta de plata es por gabelas oficiales 1,5

La necesidad de un nuevo impuesto o de extender el impuesto al patrimonio, no es tanto para financiar gastos en defensa, sino más bien para compensar el bajo o nulo rendimiento del recaudo tributario, producto de la recesión y de los múltiples beneficios otorgados en los últimos años.

POR:
julio 07 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-07

Así lo advierte Fedesarrollo en un análisis que hace sobre el financiamiento de los gastos en defensa, de los cuales señala que tendrán un crecimiento muy bajo. “El Gobierno recortó fuertemente sus proyecciones de los ingresos tributarios en el Marco Fiscal de Mediano Plazo de 2009 y prevé un crecimiento de 1,5 por ciento este año y una caída de 1,2 por ciento en 2010”, dice Fedesarrollo. Igualmente, establece que si bien entre 1990 y 2008 el gasto en defensa creció continuamente a tasas altas en términos reales, sin embargo sólo aumentó como porcentaje del PIB hasta el 2003 cuando alcanzó 5,1 por ciento, y desde ese momento se ha mantenido alrededor del 5,2 por ciento. También estima que el presupuesto en defensa se mantuvo constante entre el 13 y 14,5 por ciento del presupuesto total de gastos entre el 2002 y 2007, luego en 2008 aumentó al 15,6 por ciento y en 2009 es el 15 por ciento. “Su crecimiento en los últimos años se habría podido financiar con el aumento excepcional de recaudos que tuvo lugar gracias al boom, sin haber tenido que recurrir a impuestos extraordinarios o desplazando otros gastos”, señala Fedesarrollo. Ahora bien, en medio de la discusión de si es necesario un impuesto al patrimonio, la entidad plantea, palabras más palabras menos, que si no hay otra posibilidad, sería mejor pensar en un impuesto al patrimonio que recaiga sobre las personas naturales más que sobre las empresas; porque sería progresivo y no generaría un desincentivo o distorsiones significativas como sí lo hacen los parafiscales o el 4 por mil o el mismo impuesto al patrimonio que hoy se cobra. Finalmente, establece que una posible elevación en la tarifa del IVA debe quedar reservada para compensar una eliminación de los parafiscales y una reducción al 4 por mil “y no se debería malgastar como sustituto a un impuesto al patrimonio neto de las personas naturales”. Anif plantea la reforma ‘ideal’ En un informe Anif esbozó recientemente la que debe ser una reforma tributaria estructural: eliminar impuestos como el 4 por mil, el del patrimonio y los parafiscales, que implicaría conseguir en otras fuentes 8,6 billones de pesos. Estos dineros se podrían recaudar en el desmonte de algunas exenciones y descuentos tributarios. 1,5 por ciento, sería el crecimiento de los ingresos tributarios durante el presente año, y habría caída el próximo año.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido