Familias en Acción enfrenta varios dilemas

Familias en Acción, el elogiado programa que surgió en la administración Pastrana, pero cuyo crecimiento es calificado por sectores de la oposición como el bastión de la segunda reelección, fue defendido enérgicamente por el presidente Álvaro Uribe durante la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso.

POR:
julio 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-28

Uribe señaló que el programa que impulsa la agencia presidencial Acción Social y que otorga subsidios de educación y nutrición a hogares del nivel 1 y 2 del Sisbén, lo mismo que a población desplazada, “es una política social estructural que trasciende lo meramente asistencial, pues a través de la educación abre los caminos de la movilidad social, esencia de la democracia”. Una visión opuesta tiene el senador del Polo Jorge Enrique Robledo, para quien Familias en Acción es un “plan perverso” de connotaciones políticas. “A la gente le cambian un empleo estable relativamente bien remunerado, por un carné del Sisbén y unos centavos de Familias en Acción y los amontonan en el cinturón de miseria del país y ahí los dejan”. Para el congresista, el programa es “un modelo asistencialista y la manera más fácil de sostener una economía que es antisocial, produce desempleo y pobreza en cantidades inmensas”, recalca. Por su parte, el ex ministro de la defensa Rafael Pardo Rueda dice que estos subsidios son necesarios, pero la utilización actual tiene propósitos evidentemente políticos y que por lo tanto están desestimulando la participación laboral. El director saliente de Fedesarrollo, Mauricio Cárdenas, asegura que ampliar el programa Familias en Acción de los 1,5 millones de beneficiarios que hay hoy a 2,5 millones es una estrategia que va en contra de las finanzas públicas, pues por un lado no hay recursos para hacerlo y, por el otro, impide que el Gobierno reduzca el gasto público, tal como se lo piden analistas y calificadoras de riesgo. De acuerdo con el más reciente informe semestral del programa, hasta diciembre del 2007 se había pagado 227.468 millones de pesos. A febrero del 2007 el acumulado general registraba desembolsos por 1,03 billones de pesos. El domingo, Uribe indicó que el propósito es completar 3 millones de familias beneficiadas en el 2009. A la fecha van 1,7 millones de familias pobres y desplazadas en 878 municipios. ‘APOYOS ECONÓMICOS ERAN UN ORANGUTÁN’ Recientemente, uno de los más férreos opositores del programa presidencial, el senador Camilo Sánchez, en entrevista con la revista ‘Cambio’, expresó las razones que lo motivaron a demandar ante la Corte Constitucional el artículo décimo de la Ley del Plan de Desarrollo 2006-2010, que establecía apoyos económicos e incentivos del Gobierno para familias de escasos recursos sin contraprestación alguna por parte de los beneficiarios. Según Sánchez, “porque era un verdadero orangután, que le permitía al Gobierno disponer de multimillonarios recursos para entregar de forma discrecional a sus políticos amigos”. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido