Familias de Cazucá, con casas renovadas tras alianza entre Clorox y fundación Un Techo para Mi País Colombia

Las organizaciones ayudaron con dinero y trabajo a cinco familias de escasos recursos residentes en Cazucá -al sur de Bogotá- a mejorar sus viviendas.

POR:
mayo 05 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-05

Édgar García, un todero dedicado a la ornamentación, la fontanería, la electricidad, la albañilería y oficios varios, recuerda que hace cinco años la violencia lo obligó a salir de Cimitarra (Santander) con su esposa; sus hijos de 18 y 14, 5 y 3 años, y dos sobrinos.

Tatiana, la hija de 14 años y quien apenas tenía 9 años cuando tuvo que soportar la carga del desplazamiento, hoy tiene otro semblante. De hecho, vive feliz en su nuevo hogar que en parte ha ayudado a sanar la difícil historia de su arribo a Bogotá.

Como ella, 35 personas de cinco familias de escasos recursos residentes en Cazucá -al sur de Bogotá- mejoraron sus viviendas gracias a Clorox -empresa de productos de limpieza y desinfección-, y al apoyo de la fundación Un Techo para Mi País Colombia.

Cuando los García llegaron a Bogotá, se asentaron en un terreno en el que armaron una casa poco habitable. "Estaba en un espacio de 7 por 3 metros... Era algo complicado, especialmente en las épocas de invierno. Todo se inundaba, las tejas de zinc estaban rotas y el agua se entraba hasta por debajo. Por más que nos organizáramos, siempre había mucho frío y humedad", recuerda.

Sin embargo, Clorox y sus empleados les cambiaron la vida. "La primera felicidad fue cuando nos dijeron que habíamos sido beneficiados. La que más gozó con la noticia fue mi hija de 5 años, pues estaba muy ansiosa, ya que habíamos entrado a otras casas y la posibilidad de tener una similar era un sueño".

Hoy tienen una casa renovada, no sufren las inclemencias del clima y tienen espacio suficiente, incluso, para guardar la moto y tener un cuarto de herramientas. Además, levantaron una pared nueva y el proyecto es seguir construyendo, y que la casa de madera quede encima como muestra del pilar que los ha impulsado a seguir progresando.

Aportes de los empleados

Para Diana Caicedo, gerente de la oficina de recursos humanos de Clorox para Colombia y Ecuador, "el enfoque es claro: queremos agradecer de una forma tangible a la sociedad lo mucho que hemos recibido como empresa y como personas. La idea es 'mejorar tu día, todos los días' y tras esa búsqueda impulsamos las iniciativas con las que, simplemente, intentamos hacer parte de la solución".

Según Caicedo, los empleados del área administrativa se vincularon con un aporte voluntario superior a 8 millones de pesos, mientras que la empresa donó más de 9 millones de pesos, correspondientes a todo lo relacionado con la logística de la actividad.

Con este aporte, se definieron los criterios con la Fundación para que las casas fueran otorgadas a familias que realmente estuvieran en una situación de clara necesidad, es decir, con pocos ingresos económicos y viviendo hacinadas.

Bajo estas condiciones se escogieron cinco familias de las más vulnerables del barrio Cazucá en la localidad de Soacha; luego, al proceso de construcción de las casas se vincularon 22 empleados de la compañia y seis de sus familiares.

Siga bajando para encontrar más contenido