La FAO recomienda acelerar la mecanización

Los nuevos diseños y tecnologías que en el inmediato futuro se integren a la maquinaria agrícola deberán contribuir también a una agricultura sostenible para el medioambiente.

POR:
enero 27 de 2014 - 04:01 a.m.
2014-01-27

Esta es una de las conclusiones de la publicación Mecanización para el desarrollo rural, editada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Además, reporta diversas experiencias de adopción de la mecanización agrícola para la producción, sus errores y las lecciones aprendidas en África, China, el este de Europa y Asia.

Cita ejemplos como el de Bangladés, que pasó, en los últimos 40 años, ‘de la mula al avión’, al cambiar la fuerza de los bueyes y humanos por tractores, combinadas, bombas de riego, uso generalizado de trilladoras mecánicas y un parque de 300.000 tractores.

En contraposición está África, que tiene mecanizado apenas el 10 por ciento de sus sistemas productivos.

“Allí, alrededor del 25 por ciento de la energía agrícola procede de animales de tiro; y más del 60 por ciento, de energía humana, sobre todo de mujeres, ancianos y niños”, dice la publicación de la FAO.

“El libro indaga en muchos aspectos de la mecanización, no solo en cómo la maquinaria contribuirá a un futuro sostenible para el medioambiente, sino también en qué políticas deberán adoptarse para masificarla en la agricultura familiar”, explicó Ren Wang, del departamento de agricultura y protección del consumidor de la entidad.

La publicación mira también hacia el futuro, argumentando que el diseño de la maquinaria debe evolucionar al mismo tiempo con la implantación de sistemas productivos sostenibles. Ello implica una menor cantidad de insumos químicos (plaguicidas) y uso más eficiente del agua.

Por último, la publicación indica que la maquinaria agrícola debe ser inteligente, robusta, precisa y eficiente, con el fin de minimizar el impacto sobre el suelo.

Esto último es un mensaje para los distribuidores e ingenieros agrícolas que trabajan el procesos de mecanización con tractores, combinadas e implementos.

En cuanto a América Latina, la publicación dedica un capítulo a Brasil, mientras que para los países andinos apenas describe algunas generalidades. Para Colombia, destaca cómo han venido dándose apoyos gubernamentales para estimular la compra de máquinas a través de subsidios, como el llamado Incentivo a la Capitalización rural (ICR).

Ahora, localmente, se tiene que el país ha logrado una mayor dinámica para el sector de la maquinaria, pues es un mercado de no menos de 1.800 unidades anuales (tractores).

Los cuellos de botella que han identificado los concesionarios están en la baja capacitación de los operarios frente a las nuevas tecnologías y las máquinas mismas, lo mismo que la escasez de subsidios para la compra de estos equipos.

Siga bajando para encontrar más contenido