Fatelares dejó instalaciones de 16.000 metros cuadrados y se pasó a planta de unos 23.000 metros en Itagüí

Esta fábrica de toallas, cobijas y cubrelechos de Medellín abandonó hace dos meses sus viejas instalaciones del centro en las que estuvo por más de 80 años.

POR:
julio 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-31

Según Juan Rafael Arango, gerente de la empresa, "en la planta vieja teníamos un déficit de producción de 10.000 toallas diarias, que debíamos pasar a tercero. Ahora ya podemos crubrir todo".

En la nueva planta, Fatelares montó una línea de producción vertical que inicia con el proceso de apertura del algodón y pasa por hilado, tejeduría, tintorería, confección, acabados y distribución.
Esto le permite reducir tiempos de producción y aumentar capacidad, por lo cual ahora puede producir cuatro millones de toallas al año, prácticamente el doble de lo que venían haciendo.

Según Arango, esta es una apuesta por el futuro porque el presente está difícil. Por la crisis tuvieron que eliminar un turno, lo que implicó el despido de 80 de los 550 empleados que tenían en enero.

Siga bajando para encontrar más contenido