El favorito

El favorito

POR:
noviembre 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-03

Si las encuestas de los últimos días están en lo correcto, poco antes de la media noche de hoy el senador demócrata Barack Obama debería estar dando sus primeras palabras como presidente electo de los Estados Unidos de América. Al menos eso es lo que se desprende de los sondeos que le dan más de 10 puntos porcentuales de ventaja a nivel nacional sobre su colega y rival, el republicano John McCain. Pero más importante es que esa brecha se mantiene en las mediciones estatales, lo cual le aseguraría a este abogado de 47 años, una porción mayoritaria de los 538 votos en disputa en el Colegio Electoral, encargado de designar formalmente al nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Bajo ese escenario, Obama haría historia, no solo por devolverle el poder a su partido, sino por ser el primer mandatario de raza negra en llegar a la misma silla que ocuparon Washington y Lincoln. Eso para no hablar de su herencia multicultural al haber vivido en Indonesia y tener familiares en Kenia, el país de su padre fallecido, con quienes mantiene vínculos estrechos.

No obstante, fueron otros elementos los que lo llevan como favorito a la cita con las urnas. Un primer factor es el desprestigio de George W. Bush, quien tiene altísimos niveles de impopularidad por cuenta de la guerra en Irak y de la debacle económica. Un segundo ingrediente está relacionado con los errores de McCain, quien a pesar de ser un legislador prestigioso y un héroe de guerra respetado, prefirió endurecer su discurso de derecha a mantenerse en el centro. Además, su escogencia de Sarah Palin como fórmula vicepresidencial resultó desconcertante, como lo demuestran los resbalones de la gobernadora de Alaska, que la han hecho el hazmerreír de la opinión. Ese no es un tema menor en ninguna circunstancia y menos para un candidato de 72 años.

Dicho lo anterior, lo que ha resultado definitivo es la estrategia de Obama de transmitirle al electorado confianza en su capacidad para resolver los enormes desafíos que vienen con la presidencia de la nación más poderosa del planeta. A pesar de su relativa inexperiencia, el senador por Illinois logró salir airoso del escrutinio de la opinión, además de resistir con entereza los embates de una descomunal guerra sucia en la cual fueron puestos en entredicho tanto su color de piel, como su segundo nombre (Hussein), entre otros. Así las cosas, las encuestas muestran que la gente lo ve muy superior a su contrincante a la hora de enfrentar la recesión o la crisis financiera. Ese, aparte de su mensaje de esperanza y cambio, es considerado como la base de su favoritismo.

A todas estas, el candidato demócrata es una incógnita para América Latina, una región a la que no le ha prestado mucha atención. De hecho, McCain ha sido más consistente en sus mensajes hacia el llamado 'patio trasero' estadounidense, como lo demostraron sus discursos y la visita que hiciera en la zona, incluyendo a Cartagena. Incluso son conocidas las salidas en falso de Obama con respecto a Hugo Chávez, al igual que sus críticas a Colombia, que afloraron en el último debate sostenido con su oponente republicano.

Sin embargo, a pesar de las equivocaciones que haya podido tener en ese frente, al país y a Latinoamérica le convendría más Barack Obama. La razón es que aparte de su figura refrescante, sería un líder fuerte con gobernabilidad asegurada, pues todo indica que el Partido Demócrata consolidará la mayoría que ya tiene tanto en el Senado como en la Cámara.

De tal manera, temas espinosos como el TLC tienen más probabilidades de pasar con un presidente que esté sincronizado con esa bancada, que con uno débil en el Congreso. Es probable que en tal caso, las exigencias para Colombia aumentarían en el campo de los derechos humanos, pero a la luz de lo ocurrido la semana pasada en la Casa de Nariño, cuando tuvo lugar la purga en el Ejército, eso no sería malo. Y es que si antes la seguridad y la lucha contra las drogas copaban la agenda binacional, ahora debería haber más espacio para la solidaridad y la justicia.

Siga bajando para encontrar más contenido