Fedesarrollo dice que desbalance del Gobierno para 2009 estará alrededor de $15 billones

Ante los nuevos hechos a nivel internacional y local, el organismo aseguró que el PIB del país será de 3,9% en 2008 y para el próximo año, se ubicará en un rango entre 2,7% y 3,1%.

POR:
noviembre 12 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-12

Aunque hay muchos elementos que complican el panorama para los próximos meses, el centro de estudios considera que la situación fiscal es el factor de mayor preocupación, pues a su juicio, el crecimiento de los ingresos será inferior a lo que el Gobierno espera, al tiempo que los gastos se incrementarán en una proporción superior a las estimaciones.

En ese sentido, mientras que el Ministerio de Hacienda prevé un déficit equivalente a tres puntos porcentuales del PIB (unos 12 billones de pesos), Fedesarrollo calcula que el desbalance estará entre 3,5 y 3,7 puntos, es decir que el hueco fiscal será de alrededor de 15 billones de pesos en el 2009.

El director adjunto de Fedesarrollo, Mauricio Santa María, dijo que la diferencia en las proyecciones radica en dos elementos. Por un lado, en que los ingresos tributarios no crecerán 12,7 por ciento entre 2008 y 2009 para un recaudo de 75,05 billones de pesos, como estima el Gobierno, sino que el aumento será de 9,8 por ciento es decir que se llegaría a 73,1 billones de pesos.

Menos ingresos por renta

Particularmente, se espera un crecimiento menor en el recaudo del impuesto de renta y del IVA interno, como consecuencia de la desaceleración de la economía, que ya se ve reflejada en caídas de las ventas del comercio, la industria y la construcción.

Además, según la Encuesta de Opinión Empresarial de Fedesarrollo, ha aumentado el número de directivos que considera que las condiciones para invertir han desmejorado.

De otra parte, el centro de estudios proyecta que los gastos aumentarán 17,1 por ciento a 101,84 billones de pesos, 0,4 puntos más que el cálculo del Gobierno.

Esto se sustenta en que habrá que destinar al menos 55.000 millones de pesos adicionales a los 13 billones de pesos que tienen como destino el pago de los intereses de la deuda, tanto interna como externa.

Así mismo, los requerimientos de recursos para pensiones no crecerán 20 por ciento, sino 22 por ciento, con lo que se llegaría a 20,9 billones de pesos, como resultado del aumento en la inflación y en el salario mínimo.

Dificultades de financiación

"El déficit no es malo mientras se pueda financiar. Pero en un mercado con una situación como la de las últimas semanas, conseguir recursos para llenar un hueco de 15 billones de pesos, no va a ser tan sencillo", explica Santa María.

Por eso, considera que el financiamiento va a estar mucho más difícil, en la medida en que las tasas de los títulos de deuda pública superarán el 13 por ciento, y que el indicador de riesgo país Embi, estará por encima de los 500 puntos, lo cual quiere decir que para endeudarse, el Gobierno tiene que pagar al menos 5 por ciento más sobre los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El Gobierno espera obtener 4,3 billones de pesos de la privatización de compañías, entre ellas Isagén y las electrificadoras. No obstante, Fedesarrollo considera que con el panorama actual, los precios no estarán tan buenos como se espera.

Una de las alternativas ha sido la Inversión Extranjera Directa (IED), sin embargo, en este frente las cosas tampoco pintan bien.

La crisis financiera internacional tiene nerviosos a los inversionistas y muchas compañías prefieren repatriar utilidades a sus casas matrices.

Además, las empresas han optado por aplazar los proyectos que tenían para desarrollar en sus filiales, no solo por la incertidumbre sobre el desempeño de la economía, sino por las dificultades para obtener financiación.

Colombia, más vulnerable que la región

Nadie duda que el país está en mejores condiciones que en la crisis de 1999. Pero en esta última década, a pesar de que ha aumentado sus reservas internacionales, está en desventaja frente a otros países en la región para afrontar las dificultades, por cuenta del déficit en la cuenta corriente.

Colombia está en el grupo de los que no ha superado el desbalance junto a Panamá, Uruguay, Costa Rica y México.

Para Fedesarrollo, otro elemento en el cual las alarmas están prendidas, radica en que la desaceleración de la economía venezolana tendrá un fuerte impacto en las exportaciones no tradicionales del país, lo cual es más preocupante en la medida en que buena parte de las ventas de la industria dependen de este mercado.

Entre Estados Unidos y Venezuela, concentran el 55 por ciento de las ventas colombianas al exterior. Esto, sin contar con que las exportaciones han tenido crecimientos superiores al 40 por ciento este año en dólares, jalonadas por los altos precios de los bienes básicos en los mercados internacionales (particularmente el petróleo), pero no ha ocurrido lo mismo con los volúmenes, que han caído 0,5 por ciento en el caso de las ventas tradicionales y 3 por ciento en el caso de las no tradicionales.

Siga bajando para encontrar más contenido