Según Fenalco, la reforma tributaria ya se hizo

Hay optimismo entre los comerciantes respecto a la dinámica de las ventas en lo que resta del presente año.

POR:
septiembre 03 de 2011 - 07:56 p.m.
2011-09-03

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, asegura que el Banco de la República no puede seguir subiendo las tasas de interés con el propósito de controlar la inflación, con el costo de detener el auge de crédito, porque al final encarece la tasa de consumo y desestimula el comercio.  Afirma que la inseguridad está desestimulando la apertura de negocios tradicionales. 

¿Por qué el aumento de las tasas de interés termina afectando el comercio al por menor?

En la medida en que el Banco de la República comienza a subirlas, el crédito al consumidor se encarece. Si bien sólo las ha subido punto y medio, las tasas de consumo ascendieron 10 puntos, pues estaban en 19 por ciento y ya se ubican en cerca del 29 por ciento.  

Un incremento de ese tipo, en un país de una inflación con 3% es un costo alto que no hace atractiva las ventas. Si bien en Colombia hay un aumento de las ventas de bienes de consumo durable y semidurable (como autos, computadores, materiales de construcción, calzado y electrodomésticos), requieren financiación y desestimulan al comerciante.

¿La reforma tributaria afectará el comercio? 

Es un interrogante porque no sabemos si es atinente a IVA o al imporrenta. Aunque reconocemos que el Ministro de Hacienda ha dicho que quiere una reforma pequeña y corta, que no tocará el IVA.  

Sin embargo, creemos que la reforma tributaria ya se hizo con la Ley 1430 de 2010, y los recaudos han crecido 11,66 billones de pesos, y eso que aún falta una cosecha de impuestos como las declaraciones de renta que se deben pagar este mes, y la segunda cuota del impuesto al patrimonio. 

Es decir que los recaudos proyectados al final de año van a ser cuantiosos. La reforma ya se hizo y lo que viene es una adaptación del Estatuto Tributario.  Esperamos que se honre la promesa del presidenteJuan Manuel Santos de que no será para elevar los impuestos. 

¿Se mantendrá el auge de ventas de comercio al por menor este semestre? 

Pienso que sí, aunque la comparación es contra un semestre bueno, este año vamos a mostrar un aumento muy importante.  La dinámica sigue y la encuesta de nuestro gremio arrojó en julio anterior buenos resultados y no se aparta mucho de las ventas al detal que mide el Dane. En agosto pasado, por los sondeos con los comerciantes, igualmente sabemos que el sector tuvo un buen desempeño (las ventas de vehículos fueron excelentes).

¿El invierno podría afectar las ventas del comercio? 

Sí, y mucho. En abril y mayo de este año, por la ola invernal tan violenta, vimos cómo los centros comerciales prácticamente se desocuparon. Esperamos que el que viene no sea de una magnitud igual.   A pesar del invierno en el primer semestre las ventas al detal subieron cerca de 14 por ciento y cuatro subsectores el 23 por ciento. Este es uno de los mejores años del sector. 

¿Cómo ayuda a las ventas la baja en la tasa de cambio?

  Se reducen, entre otros, los precios de los vehículos, electrodomésticos y computadores. Y en un país que mantiene alguna inflación es muy satisfactorio hallar rebajas de precios.  El comercio es muy rápido en transmitir el comportamiento de la tasa de cambio hacia arriba o en dirección contraria. 

¿Qué opina de la petición del vicepresidente Angelino Garzón de elevar el salario mínimo 5 por ciento? 

El Vicepresidente de la República tiene una gran capacidad para actuar frente a las decisiones del Estado. Aspiramos que el aumento del mínimo se haga por consenso y no por decreto, sino se llega a una concertación.  

Él tiene unos espacios donde se puede mover con absoluta tranquilidad. Pero es una realidad que el Vicepresidente tiene unos conceptos sobre el salario mínimo y la clase trabajadora que no coinciden necesariamente con los del sector privado.  

¿El aumento de la inseguridad afecta las ventas del comercio? 

Sí, y no sólo eso, también las ventas ambulantes, el auge de los centros comerciales, las deficiencias en la recolección de aseo y la indigencia. Eso hace que parte de los comerciantes se refugien en los centros comerciales.    

¿Por qué usted  pide rebajar de 33  a 15 por ciento la  ganancia ocasional de las sucesiones? 

Existe una ficción legal entre los bienes de los padres y los de los hijos, y todos sabemos que aunque estén en cabeza de los primeros, y así lo concebimos la mayoría de colombianos, no es justo que los segundos paguen un impuesto de ganancia ocasional de 33 por ciento.

El traspaso se hace caro, pues los padres dejan activos no líquidos, y tal vez algunos pocos bienes de fortuna. Cuando mucho, por ejemplo, un hogar promedio de clase media pueden valer entre 500 y 1.000 millones de pesos; pagar sobre ello un 33 por ciento, cuando el dinero no existe, demora la sucesión. No pueden vender la sala o la cocina y desmembrar el activo.

A eso súmele que los precios de los activos nuevos son altos. La sucesión familiar debe ser una transferencia armónica.

ROLANDO LOZANO

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido