Fibra óptica y hogares digitales

Fibra óptica y hogares digitales

POR:
diciembre 20 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-20

¿Es sano crear una infraestructura con recursos públicos para que luego se lucre un particular? La necesidad de crecer y mejorar nuestra competitividad ha llevado al Estado -siguiendo ejemplos internacionales- a buscar figuras de contratación que le permitan renovar la infraestructura de vías y de telecomunicaciones. En Cesar hay fibra óptica hace 15 años; la troncal de fibra óptica que atraviesa el país atraviesa Cesar de norte a sur, y desde Bosconia se construyó un tramo que interconecta a Valledupar con dicha troncal, desde esa época. ¿Saben cuándo nos llegó la banda ancha? Hace apenas 7 años. El operador dominante, ColTel, no había hecho la inversión de instalar el ADSL en la capital cesarense hasta que le asomó las fauces un competidor, Edatel. Quizás tienen razón quienes critican la capitalización de ColTel y ven ahí una indebida utilización de recursos públicos para fortalecer a un privado. Pero nosotros queremos referirnos a dos licitaciones. Una ya adjudicada, la de fibra óptica, y otra a punto de serlo, la de Hogares Digitales. Si bien, es cierto que la licitación de fibra óptica permitió la entrada de un jugador nuevo en la cancha nuestra, no es menos cierto que TV Azteca no tiene ni las licencias ni la obligación de convertirse en un nuevo prestador de servicios de telefonía fija. ¿Saben cómo le llega la banda ancha al 90% de los colombianos? A través de un servicio que se llama ADSL (por sus siglas en inglés) y que opera por medio del cable de cobre que lleva la llamada TPBCL o telefonía fija a los hogares. Si no hay línea fija no hay posibilidad de que llegue la banda ancha, por lo menos la de bajo costo del ADSL, porque Internet con fibra óptica hasta los hogares es muy costoso para la realidad de la mayoría de nuestras ciudades. ¿Será que la llegada de la fibra óptica a municipios como Astrea, Cesar, donde hoy hay 160 líneas fijas hará que instalen una planta de ADSL? La planta de ADSL cuesta, según un alto funcionario de un operador de telecomunicaciones, más el tendido y los módems para 500 usuarios, mínimo como punto de equilibrio para la empresa, alrededor de $300 millones de pesos. Cifra que nos parece pequeña y que nos dice que ha faltado ganas y voluntad en muchos operadores para llevar la banda ancha a más municipios en Colombia. Hay muchos, muchos colombianos que aún no saben que es Internet. ¿Por qué ColTel no ha llevado más banda ancha a nuestros hogares si tiene el mayor número de líneas fijas del país? ¿Por qué ha permitido el decrecimiento de las líneas fijas y la pérdida de ingresos en ColTel? ¿No era su compromiso ayudar a crecer las TIC en las regiones donde estaba Telecom? Cada vez recordamos con más cariño el eslogan de dicha empresa: "Telecom une a los colombianos y a Colombia con el mundo". La licitación de Hogares Digitales es, ni más ni menos, darle recursos a los actuales operadores para que puedan ampliar y mejorar sus operaciones en municipios donde ya están y puedan llevar Internet a estratos 1 y 2, que es subsidiado. Obviamente, el más beneficiado de los que ya ofertaron va a ser Telefónica, quien tiene la mayor presencia en el país. Sabemos que los defensores de Telefónica van a dar un brinco, incluidos el MinTic y su sanedrín. Y van a decir que los móviles desplazaron a los fijos, que era apenas natural que el negocio de los fijos decreciera, que el Estado colombiano obliga a subsidiar los servicios públicos en estratos 1 y 2, y un largo etc. de justificaciones para decirnos que la única manera de cerrar la brecha digital es seguir subsidiando los estratos 1 y 2, y de ahí esa licitación. ¿Ustedes saben por qué ETB sigue siendo un buen negocio, pese a sus debilidades? Porque tiene la mayoría de usuarios de Internet en la capital del país -el mejor mercado colombiano- y casi 2 millones de líneas fijas. Bogotá y Medellín concentran el 60% de los usuarios de banda ancha de Colombia y es a través de ADSL, de líneas fijas. Hace 3 años tuvimos la oportunidad de recorrer algunos municipios del Cesar y vimos que hay una fuerte demanda de banda ancha. La gente ya no está satisfecha con el pésimo servicio de Internet móvil que prestan los operadores de móviles. Hace falta voluntad y ganas de invertir en los colombianos. La alegría por la licitación de fibra óptica que expresó Guillermo Santos Calderón, en su columna del 6 de noviembre, puede verse diluida en el corto plazo, y es que el problema no es llevar contenidos, sino la banda ancha a todos los hogares. Ojalá no se vayan a demorar en llevarla todo el tiempo que se tardaron para Valledupar, después de tanto tiempo de haber fibra óptica en la ciudad. Es desde toda esta reflexión que volvemos a reiterar nuestra propuesta de abrir la mente y las reglas de juego. La llegada de la fibra óptica a más municipios en Colombia deben ser un punto de inflexión que permita que propuestas híbridas como el ejemplo de Castilla La Nueva, en Meta, el proyecto Sucre Digital o Bucaramanga, lleguen a más colombianos y redunde en más y mejores servicios de Internet. Hoy, cada vez más, muchas ciudades en el mundo entero están optando por esta alternativa de llevar redes inalámbricas gratuitas de Internet a sus ciudadanos. Estamos en mora de hacerlo. Error Imprimendo XML

Siga bajando para encontrar más contenido