La fiebre del consumo, impulsada por ventas de electrodomésticos La compra de televisores, neveras o computadores se mantiene disparada, en muchos casos a través del crédito. Aunque el aumento de las tasas de interés lo ha frenado, Codensa lo impulsa en los estratos bajos.

La fiebre del consumo, impulsada por ventas de electrodomésticos La compra de televisores, neveras o computadores se mantiene disparada, en muchos casos a través del crédito. Aunque el aumento de las tasas de interés lo ha frenado, Codensa lo impulsa en los estratos bajos.

POR:
noviembre 06 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-06

En los primeros seis meses de este año se vendieron 198.693 computadores en el país. La cifra no tendría mayor importancia si no fuera porque, en solo seis meses, ya supera por 9.162 artículos las ventas de todo el 2006, cuando se comercializaron en el país 189.531 unidades. Este es solo un dato del auge del consumo que sigue registrando este año el sector de electrodomésticos en todas sus líneas. Según el Dane, la comercialización de equipos había crecido hasta el mes de agosto pasado un 25,88 por ciento, con respecto al mismo período del 2006. Este sector, detrás de los vehículos y los muebles, es el que mejores indicadores presenta. Prueba de esto es que los grandes almacenes de cadena destinan cada vez más espacios para su exhibición y venta. Línea por línea, los números impactan. Por ejemplo, entre enero y junio de este año, la línea blanca (refrigeración, cocinas, lavadoras, calentadores y hornos microondas) registró ventas por 124, 4 millones de dólares, mientras que en el mismo período del año pasado, en pleno auge de consumo y con tasas de interés bajas, tenía ingresos por 106 millones de dólares. La línea marrón (televisores, equipos de sonido y DVD) continúa disparada: vendió en el primer semestre de este año 792.389 televisores, por un valor de 150,1 millones de dólares, cifra que mantiene la tendencia del 2006, que a diciembre contabilizó 1’.695.381 televisores. “Los consumidores han interpretado las noticias de crecimiento económico como estabilidad y bonanza sostenida, de manera que se han animado a incrementar el consumo”, explica Florencia Leal, directora de la Cámara del sector de Electrodomésticos de la Andi. Sin lugar a dudas, uno de los factores determinantes en el alto consumo de productos electrodomésticos es la apreciación del peso colombiano, que tiene un efecto directo en los precios bajos para la mercancía importada. “Los importadores han trasladado total o parcialmente ese menor costo de lo que compran afuera al consumidor, especialmente lo que viene de China, y por ello se disparó el consumo tanto de marcas conocidas y desconocidas, como de marcas propias de los almacenes de cadena. Sin embargo, el efecto negativo ha sido para las exportaciones, que se han resentido, especialmente hacia países con los cuales no existen acuerdos comerciales”, agrega Leal. Esta tendencia de buenas ventas es creciente en todas las familias de productos. Según la Andi, en artículos menores, como los ventiladores, también se destaca el comportamiento favorable de las ventas, pese a la temporada invernal que vive el país por el fenómeno de La Niña. Otra línea de fuerte crecimiento es la de cuidado personal (planchas y modeladores de cabello, máquinas de limpieza facial, entre otras) donde las características de última tecnología, promovidas como gran novedad en otros mercados, se han convertido en el estándar del mercado colombiano. A pesar de que para el segundo semestre del 2008 se anuncia la entrada de la nueva tecnología digital para los televisores, en la actualidad las ventas de plasma o LCD en las grandes cadenas no para. “La gente compra, pero le falta información. Tenemos un grupo de asesores que no solo acompaña la venta, sino que instruye en las características que se deben tener en cuenta para que un aparato adquirido hoy no caiga en desuso dentro de un año”, señala el encargado del área de electrodomésticos de una gran superficie. Hoy en día, aun se analiza cuál será la tecnología a implementar en el país: la TDT (televisión digital terrestre), la ASTC (formato americano), o el DVB (europeo). Los televisores que se pueden adquirir hoy, y que aceptarán cualquiera de estos formatos deben tener una resolución mínima de 1.280 X 720 pixeles. La idea es que ya sea LCD o plasma, tenga un codificador integrado para que después reciba directamente la señal. ANUNCIO DE NUEVA TECNOLOGÍA NO AFECTA LAS VENTAS DE LCD Y PLASMAS

Siga bajando para encontrar más contenido