La ‘fiebre verde’ es protagonista en Boyacá

Vence plazo para que los 800 mineros ilegales desalojen los terrenos invadidos en Quípama, donde ya murieron tres guaqueros.

POR:
octubre 09 de 2013 - 01:30 a.m.
2013-10-09

En un problema social y de orden público se ha convertido la aparición de esmeraldas en un cerro localizado en el sector Palo Blanco, en jurisdicción del municipio de Quípama, en el occidente de Boyacá. Hasta allí han llegado por lo menos 800 personas de todo el país motivadas por la ‘fiebre verde’. Sin embargo, el problema no es solo que los guaqueros hayan ingresado a un predio que hace parte de la concesión de Minería Texas Colombia, el inconveniente mayor es que las personas que han abierto unos 40 socavones están corriendo toda clase de riesgos, ya que el terreno es inestable.

Precisamente, en ese lugar, hace ya casi un mes, tres guaqueros murieron y otros once resultaron heridos luego de que un alud de tierra los sepultara.

Pero ahí no para el lío, pues debido al hallazgo llega cada vez más gente al lugar, tanta que el comercio informal se ha instalado en la zona para suplir las necesidades de los mineros.

Ante esta situación, el Gobierno, representado por los ministerios de Minas, Defensa y Medio Ambiente, llegó el domingo hasta el lugar para adelantar un consejo de seguridad, reunirse con los voceros de los mineros y acordar una serie de salidas a la problemática. Una de las conclusiones fue que entre ayer y hoy deberían salir voluntariamente del cerro quienes de manera ilegal están buscando esmeraldas.

El general Hernán Giraldo, jefe de operaciones del Ejército Nacional, indicó que, junto con esta determinación, se implementarán estrictos controles a las armas que cargan ciudadanos de la zona, en donde en los próximos días se restringirá su porte. También se acordó reforzar desde esta semana el pie de fuerza y realizar un censo con la población que se encuentra en Palo Blanco para que reciba la protección del Estado.

Por su parte, Luis Galicia, vocero de los guaqueros, señaló que saldrán del cerro, pero que no se van a retirar de la zona. “El pacto al que llegamos es que esta semana vamos a desalojar el barranco, pero no nos vamos a ir del sector, solo hasta que tengamos acuerdos definitivos”, indicó Galicia.

María Andrea Rico

Enviada Especial

Siga bajando para encontrar más contenido