La financiación de las locomotoras

La financiación de las locomotoras

POR:
diciembre 14 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-14

En la base del Plan de Desarrollo el Gobierno propone de manera detallada las estrategias y los programas relacionados con las llamadas ‘locomotoras’, que buscan mover y dinamizar el crecimiento en los próximos años. Se establecen como ejes de este progreso la agricultura y el desarrollo rural, la infraestructura, el avance minero energético, la vivienda y la innovación. Este planteamiento de cimentar el desarrollo en una especie de sectores líderes ha sido objeto de aceptación, pero es importante hacer algunas reflexiones sobre los esquemas alternativos de financiamiento de los programas involucrados en estas estrategias. Colombia viene atravesando una senda de déficit fiscal, debido a que los correctivos requeridos se introdujeron muy lentamente y tuvieron que revertirse, en parte, para hacer frente a los efectos de la crisis internacional. En este contexto, pese a que la nueva administración no ha planteado formalmente la necesidad de impulsar una reforma tributaria integral, han establecido componentes que incluso se mencionan en el Plan de Desarrollo, y que van en una dirección de reestructuración de las finanzas públicas. Algunas de estas ideas ya se han plasmado en proyectos legales. Se trata de la reestructuración del Sistema General de Regalías, de la modificación de incentivos tributarios desde el capital hacia el trabajo, y todo esto, enmarcado en unas normas de mediano y largo plazo planteados por el Gobierno anterior y fortalecidos por este sobre sostenibilidad fiscal y sobre la llamada regla fiscal. Lo anterior debe ser consistente con la política cambiaria para evitar que el gasto público excesivo y las transferencias de recursos internacionales al país sigan afectando la tasa de cambio. En este tema el Gobierno ha tomado algunas medidas que empiezan a mostrar resultados. El proyecto de ley de regalías desafortunadamente da la imagen de que los recursos públicos de cierta significación tienen que ser dirigidos hacia múltiples propósitos simultáneos, con detrimento de la eficiencia en su utilización y en la eficacia de sus resultados. Tan compleja como la ley anterior es la nueva, con el mensaje positivo de que estos recursos pertenecen a todos los colombianos y no a unos pocos ubicados en regiones beneficiarias directas. Dichos dineros van dirigidos a ciencia y tecnología, a pagar pensiones territoriales, a programas de inversión y de competitividad regional, y hasta para la estabilización de la tasa de cambio. El Gobierno da un viraje en el financiamiento de los grandes programas que se requieren para que un país dé un salto hacia el desarrollo, al anunciar que el producido del 10% de la venta de las acciones de Ecopetrol se destinará a obras prioritarias de infraestructura, indicando con ello que se buscará realizar proyectos de envergadura en condiciones institucionales y contractuales de transparencia. La vía iniciada con este nuevo enfoque de financiamiento de la infraestructura debería buscarse con esquemas similares para las otras locomotoras que requieren amplia financiación para producir los efectos esperados, tales como la innovación en ciencia y tecnología, la solución del déficit habitacional del país y la modernización en la infraestructura y bienes públicos requeridos para mayor competitividad del agro. El sector minero-energético puede continuar su desarrollo centrado en la participación privada. Esquemas similares se requieren para áreas vitales como el mejoramiento en la calidad de la educación y la reubicación de la población de zonas de alto riesgo, como se requiere de manera inmediata con el drama invernal. LUIS ALBERTO ZULETA J. Consultor empresarial zuldezub@cable.net.co Las estrategias y los programas relacionados con las llamadas ‘locomotoras’, buscan mover y dinamizar el crecimiento en los próximos años”.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido