‘Financiera de infraestructura no competirá con la banca’

El nuevo organismo movilizará plata de los organismos multilaterales y ayudará a cubrir riesgos en los proyectos que solos no harían los bancos.

Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN).

Archivo Portafolio.co

Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN).

POR:
abril 26 de 2013 - 04:01 a.m.
2013-04-26

Con una capital inicial de 250 millones de dólares, unos 458.000 millones de pesos, y la expectativa por futuros aportes de organismos multilaterales, está arrancando la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), organismo que gestionará los proyectos de infraestructura.

El recién nombrado presidente de la entidad, Clemente del Valle, afirma que el papel de la nueva entidad no es competir con las financieras sino ser una catalizador.

Es decir, que se realicen bien y ágilmente los ambiciosos proyectos del sector, y logre el objetivo de ser una de las cinco locomotoras y otros vagones que suplirán las necesidades actuales y futuras de modernización del país.

¿Qué hará la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN)?

En el pasado, en los años 60, 70 y parte de los 80, y a nivel global, los bancos de desarrollo tuvieron protagonismo y luego empezaron a perder juego.

El rol era entonces traer plata del exterior para financiar grandes proyectos y no había mucho ahorro interno y el mercado de capitales no era tan avanzado. Sin embargo, ahora los recursos en el país no están fluyendo a los grandes proyectos que se desean emprender.

Por ello, el reto ahora es articular un plan ambicioso de infraestructura, pero como no hay la seguridad de que los recursos fluyan donde se quiere, y, en algunos casos, hay falta de capacidad o incentivos, el rol de la FDN es facilitar, no competir con el sector financiero tradicional.

Uno de los problemas serios para la expansión de infraestructura es que los bancos vienen de un periodo de ser prestamistas a empresas, contra garantías y colaterales, y no de proyectos de infraestructura.

Es decir, financian empresas y no proyectos. La nueva entidad permite que le presten contra el proyecto y no el propio patrimonio del concesionario, para que pueda acceder a la plata. De esa manera puede realizar más de un proyecto y una concesión.

¿Pueden entra en cualquier fase de un proyecto?

Sí, desde la estructuración hasta refinanciar con bonos para subir la calificación y los puedan comprar las AFP.

¿Qué no puede hacer la nueva entidad?

Captar recursos del público. El resto podemos hacer casi todo, como financiarnos con crédito afuera o dentro del país.

¿Una empresa pequeña cómo puede financiarse con la nueva entidad?

Una concesionaria es mediana o grande, por el tamaño de los proyectos, pero el fin es apoyar a todas.

En carreteras trabajamos de la mano de los organismos multilaterales y la banca comercial, en sistemas y soluciones estándar.

La FDN hará cosas que faciliten que los bancos se sientan cómodos, entrando a un negocio de infraestructura, que está bien analizado, estudiado, sólido y con proyecciones financieras bien hechas.

Exploramos entregar garantías a las financieras.

También podemos ayudarles a salir y que financien más operaciones por su lado y entren las AFP que tienen más recursos. Los bancos hoy no pueden dar plazos tan largos en los créditos.

¿La FDN se monta sobre la estructura de la antigua Financiera Energética Nacional (FEN)?

Sí, pero con una estructura ágil. La FEN era un instrumento que funcionaba cuando los jugadores del sector no estaban en manos de grandes compañías y multinacionales. Ahora no tienen problemas para financiar las expansiones porque lo pueden hacer afuera o con la banca.

Lo que hizo el Gobierno fue aprovechar lo que ya estaba creado, modernizarlo, transformarlo y arrancar de una base, no de cero. Inclusive antes de pensar en la FDN se pensó en liquidarla porque había cumplido su fin.

¿Las corporaciones financieras hacen lo que hará la FDN?

Aunque la legislación les permite hacer muchas funciones a las corfinancieras, no financian proyectos que asuman altos riesgos.

El nuevo organismo movilizará plata de los organismos multilaterales y ayudará a cubrir riesgos que solos no harían los bancos. Sin embargo, ellos, viendo instituciones como las multilaterales entrando, inclusive se animarán a aportar recursos.

Ahora bien, las AFP tienen altas inversiones en bonos de bancos y grandes empresas en el país. En el futuro, dada la regla fiscal, el Gobierno reducirá sus emisiones de títulos y van a tener más espacio para emitir los propios y financiarse.

Sin embargo, ese cambio no va a ser de un solo envión, sino que será gradual y hay que ayudarlos a hacerles la transición, cubriendo los riesgos que no estarían dispuestos a asumir solos.

Por ejemplo, si una emisión da para un grado de calificación BBB, sin apoyo crediticio, y los fondos de pensiones no pueden invertir por ley, con los instrumentos de los organismos multilaterales y la FDN se puede hacer subir a AA, donde ya pueden invertir. La plata para los proyectos de infraestructura está lista –se calculan en 50 billones de pesos para los próximos seis años en vigencias futuras y recursos privados– pero no va a fluir por el riesgo que se percibe de los proyectos (por la impredecibilidad de ingresos). Sin embargo, con el tiempo y la entrada de la FDN, los agentes van a estar más familiarizados con proyectos de infraestructura.

¿Con qué capital arranca la Financiera?

Son unos 250 millones de dólares, pero con el tiempo va a requerir más y ya estamos en aproximaciones con organismos como la Corporación Financiera Internacional (CFI), del Banco Mundial, BID y la CAF para una posible capitalización.

Pueden entrar uno o varios. Aunque podemos dar avales de crédito hasta 10 veces nuestro capital y en garantías más veces, con el tiempo el tamaño de las operaciones puede agotarse, y es bueno anticiparse desde ya al futuro. La FDN será una entidad financiera del orden nacional y adscrita al Ministerio de Hacienda.

Rolando Lozano G.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido