Firmas colombianas en Chile superan dificultades tras sismo

Terpel sufrió daños importantes en 5 estaciones de servicio, y avanza en restablecer la operación. ISA, a la espera de reportes de autopistas de Cintra. Operadores de Transantiago reanudaron labores.

Finanzas
POR:
marzo 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-23

Las grandes empresas colombianas con operaciones en Chile hacen un balance de daños y tratan de superar problemas que les dejó el terremoto que asoló ese país la madrugada del pasado 27 de febrero.

Viña Undurraga, controlada por la familia colombiana Picciotto y en la que también participan inversionistas locales, reportó a este diario normalidad en las actividades de oficina y de campo. Daniel Picciotto, un vocero de la viña en Colombia y quien estuvo evaluando la empresa hace unos días, dijo que todas las personas vinculadas a la operación están bien y solo se reportan perjuicios materiales reparables.

Sin embargo, la bodega sufrió algunos daños como efecto de la catástrofe natural y se perdió vino y algunas cubas (tanques) que fueron desplazados de su sitio. La empresa pudo despachar los primeros pedidos el pasado 2 de marzo y el embotellado se normalizó al día siguiente.

Terpel, ISA y 'transmilenios'

También, como producto del terremoto, cinco estaciones de la red de 200 de la Organización Terpel sufrieron daños significativos. "Actualmente el 98,5 por ciento de nuestra estaciones están funcionando normalmente y continuamos trabajando para restablecer la operación de la totalidad", explicó Álvaro Restrepo, gerente de la empresa, según el diario Estrategia.

Por su lado, las empresas Express de Santiago Uno, Inversiones Alsacia y Su Bus Chile, que son operadores del sistema Transantiago, reportaron dificultades en las primeras horas de ocurrido el terremoto, pero normalizaron operaciones rápidamente. En los reportes que enviaron recientemente a la Superintendencia de Valores y Seguros de Chile, dichas compañías afirmaron que sus flotas, oficinas y terminales de parqueo no sufrieron daños de importancia ni pérdida de vidas humanas.

Por su parte, Fitch Ratings Colombia consideró que el riesgo crediticio de ISA se mantiene estable, tras el terremoto y la promesa de compraventa firmada con Cintra Infraestructuras para adquirir el 60 por ciento de participación de Cintra Chile.

ISA sigue analizando la información disponible y está a la espera de los reportes definitivos, tanto de terceros como propios, sobre la magnitud de los daños, con el fin de evaluar el verdadero impacto en el caso de negocios y tomar las decisiones del caso. Cintra Chile es el principal operador de concesiones viales en Chile y administra cinco concesiones de una longitud de 907 kilómetros.

Oportunidades en la reconstrucción

La relación comercial de Colombia con Chile, después del terremoto, volvería a la normalidad a corto plazo y tendería al crecimiento en un horizonte un poco más amplio. Esa es la previsión de la delegación diplomática austral en Bogotá, que señala que, en el periodo de reconstrucción que se inicia, el empresariado colombiano tendría oportunidades en casas prefabricadas, insumos para la industria de la construcción, inversión en obras públicas, nuevas concesiones viales y energía.

Se estima que las pérdidas dejadas por el movimiento telúrico están entre 15.000 y 30.000 millones de dólares, recursos que deberán ser invertidos en la reconstrucción de viviendas e infraestructura pública, entre otros renglones de la actividad productiva.

Antes del terremoto se proyectaba un crecimiento del PIB chileno de entre 4,5 y 5,5 por ciento, pero ahora firmas como JP Morgan Chase reajustaron sus cuentas y estiman que en efecto la economía de Chile podría expandirse rápidamente y llegar a 5,5 por ciento este año, "principalmente debido a las obras de reconstrucción que impulsará el país".