Varias de las firmas rescatadas en E.U. están siendo investigadas por fraude en el FBI

La investigación abierta a Fannie Mae y Freddie Mac, y a la aseguradora AIG, así como al quebrado Lehman Brothers, supone una nueva ramificación en la grave crisis que atraviesa el sector.

POR:
septiembre 24 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-24

Estas cuatro compañías se han sumado a otras 22 que están bajo investigación por haber cometido supuestamente irregularidades contables o haber animado a los inversores a comprar activos garantizados con las hipotecas subprime, concedidas a personas sin solvencia financiera, sin alertarles del riesgo que corrían.

El FBI investiga, además, a 1.400 intermediarios de créditos hipotecarios en todo el país por posible fraude.

Ahora, las autoridades se han lanzado a la captura de los responsables de la crisis a la que se ha visto abocado el país y que obligará al Congreso a aprobar, según pretende el Gobierno, un paquete de rescate de 700.000 millones de dólares.

Si bien muchos expertos consideran que detrás de la debacle financiera se encuentra la laxitud reguladora de la administración, que permitió el crecimiento exorbitante del mercado de las subprime, las autoridades buscan ahora responsables entre las empresas que operaron con estos productos.

Estas empresas han sido las primeras víctimas de la crisis financiera, que ha provocado en todo el mundo pérdidas estimadas en unos 500.000 millones de dólares.

El FBI defiende que, después de estar durante meses investigando a las pequeñas hipotecarias de todo el país, ahora ha llegado el momento de dirigir la atención a los gestores de las grandes empresas que se lucraron con el boom hipotecario.

No obstante, la complejidad de los instrumentos financieros que han aparecido en los últimos años ha generado algunas dudas sobre el tipo de delito que los grandes gestores podrían haber cometido, incluso sobre si podrán ser procesados, asegura The Wall Street Journal.

Por ello, el resultado más probable de las investigaciones será el procesamiento de cientos de pequeños intermediarios hipotecarios, agentes de la propiedad y compradores que falsificaron sus documentos para lograr un préstamo, pero no de los grandes gestores.

Siga bajando para encontrar más contenido